Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo transcurrió la jornada de pánico en Copenhague

En menos de 24 horas, un terrorista protagonizó dos tiroteos hasta que la policía acabó con él

Impactos de bala en el centro cultural de Copenhague.
Impactos de bala en el centro cultural de Copenhague. AFP

- Tiroteo en el acto contra la libertad de expresión y la blasfemia.

En la media tarde del sábado, un hombre dispara con un arma automática entre 30 y 40 tiros en la cafetería del centro cultural Krudttonden, donde se celebraba el debate “El arte, la blasfemia y la libertad de expresión”. Entre los participantes, el embajador de Francia en Dinamarca, François Zimeray, y el dibujante sueco Lars Vilks, uno de los principales objetivos de los fanáticos islamistas por haber caricaturizado a Mahoma como un perro. Ambos salen ilesos del ataque, pero en el tiroteo muere un civil y resultan heridos tres agentes.

- Huida y búsqueda del sospechoso.

El terrorista huye en un coche oscuro. Según información facilitada por la policía danesa, que difunde una imagen borrosa captada con una cámara de seguridad, se trata de un varón de entre 25 y 30 años, de complexión atlética, que mide unos 1,80 metros de estatura y con "rasgos árabes". El hombre lleva un arma automática y un pañuelo palestino amarillo, naranja y rojo al cuello, con el que se cubre parte del rostro.

- Segundo tiroteo cerca de una sinagoga.

En plena búsqueda del sospechoso, horas después del primer tiroteo, el hombre aparece de nuevo en la calle Krystalgade, cerca de la sinagoga más importante de la capital danesa. De nuevo, vuelve a disparar a bocajarro y mata a un hombre que recibe "varios" impactos de bala en la cabeza. Dos agentes son heridos en un brazo y una pierna. En esta ocasión, el agresor huye a pie.

- Muerte del sospechoso cerca de la estación de Norrebro.

Ante la nueva huida del terrorista, la policía y los servicios de inteligencia daneses (PET) despliegan un gigantesco operativo que obliga a evacuar esta estación de trenes, en el centro de la ciudad. En las inmediaciones dan con el hombre que, según la policía, abre fuego antes de ser capturado, lo que lleva a los agentes a dispar hasta matarlo.

Fe de errores

En una edición anterior de esta noticia, se informaba de que el presunto terrorista fue abatido en la estación de Norreport. En realidad, sucedió en la de Norrebro.