Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Syriza apela a la clase media empobrecida de Grecia

La izquierda radical griega se ha preparado para conquistar el poder en la periferia de Atenas. “Nos votó mucha gente de derechas”, afirma un alcalde afín

Pensionistas toman sopa caliente frente al Ministerio de Finanzas griego, el en una protesta en Atenas contra las medidas de austeridad.
Pensionistas toman sopa caliente frente al Ministerio de Finanzas griego, el en una protesta en Atenas contra las medidas de austeridad.

Es viernes 2 de enero, y Simos Russos no se ha tomado vacaciones de Navidad. A su despacho en el Ayuntamiento de Jalandri, un municipio cercano a Atenas, acuden vecinos, colaboradores y hasta el patriarca de la pequeña comunidad gitana de la localidad, de 80.000 habitantes. Los bloques bajos y placitas con jardines no atraen visitantes. Su rasgo distintivo son los cientos de comercios cerrados y la composición de su consistorio: 100% de izquierdas. Con mayoría de miembros de la izquierda radical de Syriza, también hay concejales de la izquierda extraparlamentaria, ecologistas e independientes procedentes de movimientos sociales.

No es el único municipio liderado por Syriza —en la región del Ática, la mayor del país, son una decena de un total de 66—, pero destaca por su experiencia como laboratorio del poder de un partido que se prepara para disputar el Gobierno central en las elecciones del próximo día 25. Todas las encuestas dan como ganador a Syriza, con una ventaja de al menos un 3% sobre los conservadores del primer ministro, Andonis Samarás. Insuficiente, empero, para lograr la mayoría absoluta, tras una campaña muy polarizada por el miedo en los bolsillos.

Independiente respaldado por Syriza, Russos, de 49 años, es el regidor de Jalandri desde el pasado 1 de septiembre. La localidad se echó literalmente en brazos de la izquierda después de 12 años ininterrumpidos de gobierno conservador —y casi otros 30 años antes del Pasok—. “Nos votó mucha gente de derechas”, explica en su despacho. “Algo tenía que cambiar”, alega Russos, una frase que, en presente, recorre muchas conversaciones. “Cuatro años de austeridad han dejado el país arrasado, y Jalandri es un buen ejemplo, con un 35% de paro. Nuestra prioridad absoluta es afrontar esta crisis humanitaria,gente que no tiene para comer, ni luz porque se la han cortado, niños que van a la escuela con hambre; no hemos tenido mucho tiempo pero hemos aplicado un plan de choque”, el mismo que prevé para sus primeros 100 días de gobierno Syriza.

El giro a la izquierda de Jalandri es también un termómetro del descrédito de los dos grandes partidos e incluso del reflujo de apoyos a fuerzas que hace un par de años eran pujantes. Por ejemplo, en las generales de 2012 el partido neonazi Aurora Dorada logró un 8% de los votos en el municipio. “En las locales, sin embargo, sacaron pocos votos”, explica Russos.

El regidor echa cuentas, y al enumerar cifras y casos de penurias le sale un retrato robot bastante ajustado de la crisis. “Jalandri es pura clase media, sobre todo autónomos, pymes y funcionarios, y [ahora] despedidos en masa. Se han hundido todos, ahora son pobres los que antes vivían bien, y no tienen ni para pagar la calefacción, por eso lanzamos la campaña Electricidad para todos”, financiada por la prefectura del Ática, también en manos de Syriza. Desde las ventanas de su despacho, se ven colinas cuajadas de nieve en torno a Atenas; una ola de frío, con temperaturas de hasta -20º en el norte, ha dejado muchos pueblos aislados, mientras 330.000 hogares están privados de calor en todo el país por no poder pagar la calefacción.

Este vibrante laboratorio de economía social no es algo improvisado. Desde 2012, los cargos electos de Syriza destinan el 20% de sus ingresos mensuales para la plataforma Solidaridad para Todos, una suerte de gestora nacional de iniciativas de educación, sanidad o alojamiento. Emblema del ala más izquierdista de Syriza, el programa apunta las prioridades de un eventual gobierno liderado por Alexis Tsipras.

Por ejemplo, del presupuesto municipal, de 50 millones de euros al año, el Ayuntamiento de Jalandri destinó de inmediato 100.000 euros “para los niños que sólo hacen una comida, la del colegio”. También organiza un mercado mensual de productores locales, que ofrecen comida entre un 30% y un 40% más barata que en los supermercados. En todas estas tareas, el Ayuntamiento coopera con ONG, asociaciones y la Iglesia, y en conjunto cubren las necesidades básicas de 2.500 personas privadas de cualquier ingreso. Para el alcalde de Jalandri, que antaño militó en el Partido Comunista (KKE, 4% en intención actual de voto), lo siguiente es abrir una clínica social, “con 20 médicos voluntarios, para atender a los miles de autónomos que se han quedado sin seguro”. Tres millones de griegos carecen de cobertura sanitaria normalizada.

Oyéndole hablar, pareciera que gobernar no debe de resultar difícil. Tan sencillo, por ejemplo, como hacer pagar impuestos, “cosa que antes no hacían”, a las grandes empresas radicadas en la localidad, “como compañías de seguros y algunos bancos”, de donde sale el 65% de los ingresos de la administración local, dice. La presión fiscal es proporcional: el tipo mínimo para talleres y tiendas pequeñas; el máximo para los negocios que ocupan superficies grandes. Jalandri es el primer ayuntamiento griego que se ha opuesto a algunos recortes exigidos por el Gobierno. “Hemos dicho no al despido de funcionarios, porque están para ayudar a la ciudadanía, y ahora precisamente es cuando se necesita más ayuda”.

En pie en la puerta del despacho, Russos aprieta la mano en su despedida. “Hemos de terminar con la política alemana en Europa a cualquier precio. El camino de la austeridad no conduce a ningún sitio. En Grecia lo hemos visto muy bien. Si no vence el miedo”, dice, “venceremos".