Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El candidato de Samarás no logra ser presidente de Grecia en segunda ronda

Si esta votación no prospera el lunes habrá elecciones anticipadas

El primer ministro griego, Antonis Samaras, durante la segunda votación.
El primer ministro griego, Antonis Samaras, durante la segunda votación. AP

Pese a dos derrotas consecutivas en el Parlamento, el primer ministro griego, el conservador Andonis Samarás, aún confía en sacar adelante in extremisa su candidato a la presidencia, Stavros Dimas, en la tercera y definitiva votación parlamentaria, el próximo lunes. Los 168 votos cosechados este martes, ocho más que en la primera ronda, hacen albergar al jefe del Gobierno la esperanza —que pocos suscriben— de “evitar el riesgo” de unas elecciones anticipadas, presumiblemente el 25 de enero o el 1 de febrero, si el trámite fracasa definitivamente el lunes. En este caso, la Constitución establece un plazo de diez días para la disolución del Parlamento. Samarás había ofrecido el domingo adelantar las legislativas a fines de 2015 y dar entrada en el Ejecutivo a “independientes proeuropeos”, en un intento de ganar más votos para Dimas.

“El pueblo griego quiere estabilidad, no quiere elecciones”, añadió tras la votación de este martes el número dos del Gobierno, el socialista Evánguelos Venizelos, una afirmación corroborada por la mayoría de las encuestas (el 55% de los griegos preferirían no votar ahora). “No diría que exista seguridad sobre la elección del presidente en la tercera votación, pero hoy [martes] han aumentado mucho las posibilidades de que ocurra lo correcto” el lunes, dijo.

Para lograr los 180 votos que necesitará entonces, deberían producirse disidencias en la bancada de la oposición, algo poco probable. Alexis Tsipras, líder de Syriza (71 escaños), primer partido en las encuestas de intención de voto, aseguró que no dará “un cheque en blanco a Samarás”. Izquierda Democrática (Dimar, 10 escaños), insistió en la necesidad de que “el país cambie de rumbo, rechazando las políticas aplicadas” por el Ejecutivo bipartito, del que formó parte hasta mediados de 2013.

La confianza del Gobierno no sirvió para tranquilizar a los mercados. El índice general de la Bolsa de Atenas, que presenta un alto grado de volatilidad desde el anuncio de anticipo de la votación presidencial —registró pérdidas del 20% la segunda semana de diciembre—, inició la jornada con un descenso del 2%, aunque se recuperó parcialmente y cerró la sesión con una bajada del 1%.

Más información