Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los talibanes golpean objetivos extranjeros en la capital afgana

La guerrilla reivindica la autoría de una explosión contra un coche diplomático británico y un ataque contra un hostal de extranjeros

Foto: Efe | Vídeo: Reuters

Varias explosiones han sacudido este jueves el centro de Kabul, capital de Afganistán. En el primer ataque, seis personas han muerto, entre ellas un contratista de seguridad privada británico, y otras 33 han resultado heridas cuando un terrorista suicida detonó su vehículo contra un coche de la Embajada de Reino Unido en Kabul, informan fuentes oficiales afganas y británicas. Horas después, un coche bomba ha explotado en el barrio Wazir Akbar Khan, donde están ubicadas varias organizaciones internacionales y embajadas. Dos insurgentes han irrumpido en un albergue frecuentado por extranjeros, hiriendo a un guarda nepalés, y han sido abatidos por la policía afgana, asegura un portavoz policial de la capital a la agencia France Presse.

La guerrilla talibán ha reivindicado la autoría de ambos ataques. El portavoz Zabihulá Muyahid señaló en Twitter que los atentados estaban dirigidos contra "los invasores extranjeros". Aunque no suele ser objetivo frecuente, los talibanes han atacado a personal diplomático como represalia a todo lo que tenga que ver con la operación liderada por Estados Unidos, destaca la agencia Reuters.

El ministro de Exteriores de Reino Unido, Philip Hammond, ha condenado el ataque al coche diplomático, en el que también han muerto al menos cuatro transeúntes afganos, y ha lamentado la muerte de "un miembro británico del equipo civil de seguridad y un afgano que trabajaba para la Embajada", reza un comunicado. La empresa G4S, la mayor compañía de seguridad del mundo según Reuters, ha confirmado la muerte de uno de sus trabajadores, mientras que otro ha resultado herido. El portavoz de la Policía de Kabul, Hashmat Stanikzai, ha indicado a la agencia local Khaama que la explosión ha tenido lugar en la sede de las aduanas, en la carretera que une la capital con Jalalabad.

En las últimas semanas se han sucedido varios ataques en Kabul, como el atentado al que sobrevivió la diputada y activista afgana Shukria Barakzai y que causó tres muertos y 20 heridos, o el ataque suicida en el interior del cuartel general de las fuerzas de seguridad en la capital que acabó con la vida de un coronel. El lunes, dos soldados de Estados Unidos fallecieron por una potente explosión cerca del aeropuerto.

En otras zonas del país también continúa la violencia, con la muerte hace tres días de dos soldados estadounidenses en un ataque insurgente y la matanza de 61 civiles en un atentado suicida en un partido de voleibol en el este del país.

En el plano político, la Cámara Alta afgana (el Senado) ha ratificado este jueves el Acuerdo Bilateral de Seguridad con Estados Unidos (BSA, por sus siglas en inglés), completando el trámite parlamentario necesario para que el presidente del país, Ashraf Ghani, estampe la firma definitiva del convenio, señala la agencia Efe. Este acuerdo prevé que 9.800 militares estadounidenses permanezcan en suelo afgano cuando en diciembre de 2014 termine la misión de la OTAN, la ISAF, para prestar asesoramiento y equipamiento a las fuerzas de seguridad afganas hasta finalizar 2024. El New York Times avanzó la semana pasada que el presidente de EE UU, Barack Obama, ha ordenado discretamente una misión más amplia que la prevista, autorizando a estos 9.800 efectivos a participar en operaciones antiterroristas contra Al Qaeda.

El convenio aprobado en el Senado afgano va acompañado de un Acuerdo sobre el Estatus de las Fuerzas de Seguridad (SOFA, por sus siglas en inglés) por el que entre 3.000 y 4.000 militares de otros países de la OTAN podrán seguir en Afganistán a partir de 2015, aunque no en operaciones de combate contra la insurgencia. El 3 y 4 de diciembre, Londres acogerá una conferencia internacional para recaudar ayuda internacional, financiera y técnica, para las fuerzas de seguridad afganas.

El presidente Ghani llegó al poder en septiembre tras un acuerdo de reparto del poder con su rival Abdullah Abdullah que puso fin a la disputa de las elecciones de junio. Ghani ha manifestado su disposición a dialogar con la guerrilla talibán, que gobernó Kabul de 1996 hasta la operación militar estadounidense de 2001, según destaca la agencia France Presse.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >