Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Hong Kong recomienda la reforma electoral que desea Pekín

Según el Eecutivo autónomo, “la opinión más extendida” es que sea un comité, y no el público, el que nombre los candidatos

Miembros del Ejecutivo muestran el informe sobre la reforma.
Miembros del Ejecutivo muestran el informe sobre la reforma. AP

El Gobierno autónomo de Hong Kong envió hoy su informe al Gobierno central en Pekín sobre la reforma electoral pendiente en la excolonia británica para los comicios locales de 2017. No recomienda ninguna propuesta concreta, una tarea que corresponde al poder central, pero sí asegura que “la opinión más extendida” en el territorio autónomo es que debe ser un comité, y no el público en general, el que designe a los candidatos a jefe del ejecutivo local. Y que los candidatos, como siempre insiste China, deben “amar a la patria y a Hong Kong”

El informe, para el que el Gobierno autónomo consultó a más de 120.000 ciudadanos, se envía después de que el mes pasado más de 800.000 residentes —el 12% de la población hongkonesa— votaran a favor del sufragio universal, y que se permitiera al público designar a los candidatos a líder del ejecutivo, en un referéndum convocado por el movimiento civil Occupy Central. El día 1 de este mes, los participantes en la marcha de mayor éxito de los últimos años se echaron a las calles del centro de Hong Kong para reclamar más democracia frente lo que consideran una influencia cada vez mayor de Pekín en los asuntos internos del territorio.

El documento enviado por el jefe del Gobierno autónomo, CY Leung, muy vinculado a Pekín, obvia ambos eventos. Se limita a reconocer, por contra, que durante el proceso de consulta gubernamental a los residentes, una parte de la población “expresó opiniones divergentes” mediante “diferentes vías y canales”.

“El Gobierno autónomo actual se da completa cuenta de que la puesta en marcha del sufragio universal para la elección de jefe del ejecutivo no representa sólo un cambio en el sistema y las regulaciones electorales, sino una reforma política significativa”, apunta el texto. Los ciudadanos, asegura, “están de acuerdo en general en que la puesta en marcha del sufragio universal para 2017 tendrá un impacto positivo en la aplicación de la política, en la economía y en asuntos relacionados con la forma de vida en Hong Kong en el futuro, y por tanto en el desarrollo sostenido y la prosperidad y estabilidad a largo plazo” de la excolonia, que disfruta de libertades, como la de expresión, desconocidas en la China continental.

El documento entregado al Comité Permanente de la Asamblea Nacional del Pueblo (ANP, el Legislativo chino) estipula que “en general” los residentes de Hong Kong están de acuerdo con la idea de que las elecciones de 2017 se celebren bajo lo que estipula la Ley Básica, la carta magna de la excolonia, y los candidatos deben ser patriotas que “amen a China y amen Hong Kong”.

Hasta ahora, el jefe del Gobierno local viene designado por un comité de 1.200 personas, en su mayoría muy vinculados a Pekín. El informe indica que hay “opiniones considerables” en favor de ampliar el número de miembros de ese organismo, aunque también matiza que “un buen número de opiniones” también son partidarias de mantener la cifra actual.

El Gobierno en Pekín, que ha negado validez al referéndum hongkonés, prometió en 2007 poner en marcha algún tipo de sufragio universal para 2017. La Ley Básica de la isla, adoptada desde el retorno de la excolonia a la soberanía china en 1997, establece esa fórmula como objetivo. Pero el Gobierno central insiste en que los aspirantes a jefe de gobierno local deben ser “patriotas” y contar con su visto bueno.

Occupy Central amenaza con convocar sentadas multitudinarias en el centro financiero de Hong Kong si el Gobierno central no propone una fórmula que permita que los ciudadanos propongan candidatos.Tras la marcha del día 1, centenares de estudiantes participaron en una vigilia en esa área, considerada una suerte de ensayo de las sentadas. Aquel evento se saldó con más de 500 detenidos, aunque la mayoría quedaron en libertad pocas horas después.