Los diputados de la oposición de Tailandia dimiten en bloque

Los opositores buscan aumentar la presión para forzar la marcha de la primera ministra, que ofrece una consulta sobre su futuro

Barricada levantada por la policía ante la sede del Gobierno en Bangkok.
Barricada levantada por la policía ante la sede del Gobierno en Bangkok.N. SANGNAK (EFE)

Los diputados del opositor Partido Democrático de Tailandia han dimitido en bloque de sus escaños para aumentar aún más la presión sobre la primera primera ministra, Yingluck Shinawatra. En un intento de contener las protestas de la oposición que se vienen sucediendo desde hace semanas en el país, la jefa del Gobierno ha propuesto un referéndum sobre su continuidad en el poder y promete que dimitirá si eso es lo que decide la población en la consulta, aunque rechaza hacerlo sin ella. Consciente de que probablemente no triunfaría en la votación, la oposición, que reclama la salida de Shinawatra, hermana del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en 2006 y condenado por corrupción, se prepara para una gran movilización mañana lunes.

En una intervención televisada, Yingluck Shinawatra, ha apostado por esa consulta para acabar con las manifestaciones que desde hace semanas mantienen casi paralizada la capital tailandesa, Bangkok, desde hace semanas. Los partidarios de la oposición creen que Thaksin, antiguo magnate de las comunicaciones exiliado desde 2008 en Dubái para escapar de la condena de dos años por corrupción, es realmente quien dirige los destinos del país. La semana pasada, miles de manifestantes tomaron las calles y rodearon varios edificios oficiales. Los enfrentamientos con la policía, que no ha usado excesiva fuerza con los manifestantes, y los partidarios de Shinawatra, han causado la muerte de al menos cinco personas. Sin embargo, la protesta se frenó el jueves de esta semana para celebrar en paz el cumpleaños del rey Bhumibol, reverenciado por casi toda la población.

En un intento de aumentar la presión, junto con la gran convocatoria de mañana, los diputados del opositor Partido Democrático han decidido dimitir en bloque de sus puestos en el parlamento para encabezar la protesta.

“Deberíamos celebrar un referéndum para que la gente pueda decidir qué debemos hacer”, ha dicho la primera ministra, que se ofrece a dejar su puesto si la pierde. "Estoy dispuesta a escuchar las propuestas de la oposición. No soy adicta al cargo. Estoy dispuesta a dimitir y dissolver el parlamento si eso es lo que los tailandeses quieren”, ha dicho.

Consciente de sus escasas posibilidades, el líder opositor, Suthep Thaugsuban, exvicepresidente del Gobierno del Partido Democrático, apuesta por un consejo de sabios nombrado por el rey, que la jefa del Gobierno rechaza por inconstitucional. Mientras, ha señalado la protesta de mañana como definitiva para acabar con el “régimen” de los Shinawatra. Si no lo consigue mañana, ha anunciado, dejará la lucha.

Thaugsuban lidera un movimiento que aglutina a las clases urbanas de Bangkok, junto con las élites monárquicas, frente al apoyo de las zonas rurales más desfavorecidas que fueron el semillero de voto que llevó al poder a los Shinawatra. La rivalidad entre las dos facciones se extiende desde hace casi una década y ha llevado a oleadas de protestas de distinto signo en varias ocasiones. El detonante de esta última oleada, iniciada en octubre, fue una proposición de ley de amnistía que podría haber beneficiado a Thaksin y facilitado su regreso al país. Decenas de miles de personas salieron entonces a las calles en protesta, en una repetición de una muestra del mismo tipo de oposición popular que ayudó a allanar el camino para el golpe de Estado que derrocó a Thaksin en 2006. Yingluck rápidamente dio marcha atrás en el plan, pero las manifestaciones continuaron, y agravaron la tensión entre los partidarios del Gobierno y la oposición.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS