Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal egipcio acusa a Morsi de vínculos con Hamás

Al expresidente islamista se le acusa de estar involucrado en la muerte de soldados egipcios.

El Ejército ordena poner fin a las movilizaciones pro Morsi y da un ultimátum de 48 horas

Protestas en favor de Mohamed Morsi este jueves.
Protestas en favor de Mohamed Morsi este jueves. EFE

El ex presidente islamista egipcio, Mohamed Morsi, ha sido formalmente detenido durante un plazo de 15 días mientras se investigan varias acusaciones en su contra, entre ellas la de conspirar con la milicia palestina Hamás y de estar involucrado en la muerte de soldados egipcios. Desde el golpe militar del pasado 3 de julio, Morsi se encuentra retenido incomunicado en paradero desconocido, pero no había sido acusado de manera formal. La tensión es máxima en Egipto este viernes, pues tanto el Ejército como los Hermanos Musulmanes han convocado movilizaciones masivas, y se teme que haya enfrentamientos callejeros.

La noticia, que ha sido revelada por MENA, la agencia oficial de noticias egipcia, llega después de varias semanas en las que los medios de comunicación hostiles a la Hermandad han acusado al exrais de planear junto a Hamás la operación terrorista del pasado mes de agosto en la que murieron 16 miembros de las fuerzas de seguridad egipcias. La autoría de aquellos sucesos, que provocaron el relevo del ministro de Defensa, no han sido nunca esclarecidos, a pesar de haberse lanzado una investigación oficial.

Essam El Erian, dirigente de la Hermandad estimó en su página de Facebook, que la decisión de detener a Morsi demostraba "al verdadero régimen militar fascista" que Gobierna en Egipto. 

El estado de Morsi ha suscitado el interés de las organizaciones de derechos humanos y de los gobiernos occidentales. En un reciente informe, Amnistía Internacional instaba a las autoridades egipcias a respetar los derechos de Morsi y de otros líderes islamistas retenidos, pues su condición legal es confusa. Por su parte, tanto la administración Obama como varios países de la UE han pedido la liberación del ex rais. El gobierno egipcio, no obstante, se ha limitado hasta ahora a reiterar que Morsi está siendo tratado correctamente.

Igual que hiciera el pasado 1 de julio, el ejército egipcio dio el jueves un ultimátum de 48 horas a los líderes de los Hermanos Musulmanes. En aquella ocasión, les instaba a llegar a un acuerdo con la oposición. Ahora, a poner fin a las movilizaciones diarias de protesta que han organizado desde el golpe de Estado que depuso a Mohamed Morsi el 3 de julio. En caso de que los islamistas no cumplan, los uniformados amenazan con adoptar medidas más contundentes.

El ultimátum apareció en una de las páginas de Facebook vinculada a las Fuerzas Armadas bajo el título: “La última oportunidad”. A pesar de que el texto no mencionaba de forma explícita la Hermandad, era evidente que éste era su destinatario. El comunicado urgía a “unirse a las filas de la patria”, y advertía que “cambiará su estrategia en el trato de la violencia”. El ultimátum concluirá horas después de las movilizaciones masivas convocadas por el ministro de Defensa, Abdelfattá al Sissi, en apoyo del ejército en su lucha contra “el terrorismo y la violencia”.

“Nosotros no iniciaremos ningún movimiento, pero definitivamente, reaccionaremos duramente contra cualquier llamada a la violencia o al terrorismo negro de los líderes de la Hermandad o de sus seguidores. Prometemos proteger a los manifestantes pacíficos independientemente de su filiación”, declaró a la agencia Reuters un oficial que prefirió guardar su anonimato.

Consultado por El PAIS, un responsable del Partido de la Justicia y la Libertad (PLJ), el brazo político de la cofradía islamista, negó tener constancia de un ultimátum que les obligue a apoyar la hoja de ruta del ejército para la nueva transición. “¿Y si no, qué más nos van a hacer? ¿Nos van a matar a todos? Esto no pasa ni en las dictaduras de África. Nos dan un golpe de Estado y ni tan siquiera nos quieren dar el derecho a oponernos”, afirmó en tono alterado Hamza Zawba, un dirigente del PLJ desde la mezquita de Rabá al Audawiya, centro neurálgico de las protestas que piden la restitución de Morsi.

En respuesta a la convocatoria de al Sissi, el Guía Supremo de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, también llamó a sus seguidores a manifestarse el viernes por “la libertad” y en apoyo de Morsi. Según el líder islamista, al Sissi “es el auténtico gobernante del país, y los demás a su alrededor son extras”. Badie, bajo el que pesa una orden de arresto, llegó a comparar el golpe con la destrucción de la Kaaba, el lugar más sagrado de la Meca para los musulmanes. “La gente siempre triunfa y enseña a los criminales una lección tras otra”, añadió en su comunicado semanal.

En plena escalada de tensión entre islamistas y militares, el primer ministro del Gobierno de Morsi, Hisham Qandil, hizo una propuesta para reconducir un conflicto que amenaza con provocar un baño de sangre. Qandil sugirió un plan con tres etapas, siendo la primera la liberación de todos los presos políticos arrestados después del 30 de junio y la suspensión de la orden de congelar los fondos de los líderes islamistas. Asimismo, su plan incluye la formación de una comisión independiente para investigar la masacre que tuvo lugar ante la sede de la Guardia Republicana, y que se saldó con más de 50 víctimas mortales.

Por otro lado, la administración Obama ya ha decidido que no describirá como golpe de Estado el derribo de Morsi, según informa la agencia Associated Press. El subsecretario de Estado, William Burns, habría hecho esta revelación en una reunión a puerta cerrada con varios congresistas, celebrada el día siguiente que el Pentágono anunciara la suspensión del envío de cuatro cazabombarderos F16 a Egipto. Hasta ahora, en sus declaraciones públicas, Washington ha afirmado estar aún estudiando si la intervención de las Fuerzas Armadas constituye un golpe.