Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doce muertos en un ataque de la oposición a la universidad de Damasco

La oposición Siria abre su propia embajada en Catar, tras ocupar el asiento que representa formalmente a su país en la Liga Árabe

Una imagen de la agencia oficial de noticias muestra a los heridos del ataque en la universidad.
Una imagen de la agencia oficial de noticias muestra a los heridos del ataque en la universidad. AP

Al menos doce estudiantes resultaron muertos este jueves a causa de un ataque rebelde con proyectiles de mortero contra la universidad de Damasco, según informaron los medios oficiales del régimen de Bachar El Asad. La televisión estatal mostró imágenes del resultado del ataque, con estudiantes en la cantina de la facultad de arquitectura de la universidad heridos y siendo atendidos por los servicios de emergencia.

El ataque se produjo en el distrito de Baramkeh, en el centro de Damasco. En las pasadas semanas, los rebeldes han intensificado sus ataques en la capital, el bastión en el que se halla refugiado el grueso del régimen y la cúpula del Ejército sobre el que se sustenta. El lunes, la oposición ya atacó el centro de Damasco con fuego de mortero, llegando a atacar a sólo un kilómetro de la residencia del presidente.

En su operación contra la universidad de Damasco, las milicias rebeldes han vuelto a atacar al corazón del régimen. En la zona se halla la residencia de El Asad, el ministerio de Defensa y los estudios centrales de la televisión pública. El conflicto en Siria dura ya dos años y se ha cobrado la vida de más de 70.000 personas, según un recuento de la Organización de Naciones Unidas.

El ataque se produjo un día después de que el brazo político de la oposición abriera su primera embajada en el extranjero, en la ciudad de Doha, en el emirato de Catar. Al menos 100 Gobiernos de todo el mundo han reconocido a la Coalición Nacional Siria como el representante legítimo del país. La Liga Árabe le ha concedido, además, el asiento que hasta recientemente ocupaba el régimen de El Asad.

Los enviados de la Coalición ocupan ahora en Catar el mismo edificio que tradicionalmente alojaba a la misión diplomática del régimen sirio. Las relaciones diplomáticas entre este y Catar quedaron rotas en noviembre de 2011, y desde entonces el emirato ha apoyado a la oposición con fondos y material bélico, provocando reiteradas protestas por parte del régimen.

El conflicto ha provocado además que más de un millón de refugiados abandonen Siria, sobre todo a los países vecinos de Jordania, Líbano y Turquía. Este jueves, fuentes del Gobierno de Turquía anunciaron a la agencia Reuters que han repatriado a Siria a entre 400 y 700 refugiados del campo fronterizo de Suleymansah, después de que estos se enfrentaran el miércoles a las autoridades por las condiciones de vida en el asentamiento. Los refugiados lanzaron piedras a la policía militar, según esas mismas fuentes.

Posteriormente, otras fuentes del Gobierno turco en Ankara dijeron a Reuters que los sirios habían cruzado la frontera por propia voluntad, porque ya no querían seguir viviendo en el campo. “Nadie ha sido deportado o expulsado a Siria en contra de su voluntad”, dijo un alto funcionario, que rebajó la cifra de desplazados que regresó a Siria a 60.

Más información