Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último día de Joseph Ratzinger como Benedicto XVI

Después de reunirse con los cardenales a las once, Benedicto XVI partirá en helicóptero a Castel Gandolfo a las 16.30

El papa abandona la plaza de San Pedro este miércoles.
El papa abandona la plaza de San Pedro este miércoles. AP

Benedicto XVI encara sus últimas horas como ocupante de la sede de Pedro en una jornada histórica, con la que cerrará casi ocho años de papado.

En la última página de su agenda pontificia solo hay previstos dos actos. Después de la multitudinaria despedida pública de los fieles el miércoles en la plaza de San Pedro, este jueves les toca el turno a los cardenales. El Papa saludará a las once de la mañana a los purpurados que ya han llegado a Roma para elegir a su sucesor. La recepción tendrá lugar en la Sala Clementina, pero no está previsto que el Papa haga declaraciones públicas al finalizar.

Las últimas horas

11.00. Benedicto XVI se reúne con los cardenales que han llegado a Roma para el Cónclave para saludarles y despedirse de ellos.

16.30. El todavía Papa partirá en helicóptero desde el Vaticano hacia la residencia estival de Castel Gandolfo.

17.00 (aprox). El helicóptero aterrizará en Castel Gandolfo, donde Benedicto XVI se dirigirá al público con sus últimas palabras como Pontífice.

20.00. Se hará efectiva la renuncia y Benedicto XVI dejará de ser Papa y pasará a ser papa emérito, y la sede de Pedro quedará vacante.

Después, previsiblemente se retirará a almorzar y cerrará los últimos flecos de su renuncia y de su traslado —temporal— a la residencia estival de Castel Gandolfo. En medio de una gran expectación, un helicóptero con Benedicto XVI a bordo despegará del Vaticano a las cuatro y media de la tarde para llevarle a la villa, situada a poco más de 20 kilómetros de Roma.

A su llegada a Castel Gandolfo el Papa pronunciará “unas breves palabras de saludo”, según el diplomático lenguaje vaticano. Será su última aparición pública como Pontífice. Un par de horas después, a las ocho en punto, en virtud de su renuncia al cargo, Benedicto XVI dejará de ser papa y pasará a ser papa emérito. A esa hora, la Guardia Suiza abandonará la residencia de verano para ser relevada por gendarmes de la policía vaticana. El Anillo del Pescador será destruido y ya no habrá papa: la sede de Pedro estará vacante.

El Gobierno del pequeño Estado vaticano quedará en manos del cardenal camarlengo, el actual secretario de Estado Tarcisio Bertone. El liderazgo espiritual de la Iglesia, en cambio, recaerá sobre el Colegio Cardenalicio, formado por todos los purpurados. Estos empezarán a reunirse a partir del viernes para decidir la fecha de comienzo del cónclave que elegirá al nuevo papa, toda vez que Benedicto XVI, en una de sus últimas decisiones, les autorizó a adelantar el inicio de la elección.

Más información