Rouco ve al Papa “coherente”, porque ya no puede ejercer como en el siglo XIX

El cardenal español estuvo en Roma la semana pasada "La tarea es enorme y [el Papa] no puede volver a un ejercicio del ministerio como antes de León XIII"

Foto: overonaelpais | Vídeo: REUTERS/LIVE

Los obispos españoles se sienten "huérfanos" tras la renuncia del Papa, según ha declarado en un comunicado el cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal. "Estamos tristes y huérfanos después de esta decisión". Rouco ha expresado la gratitud por el servicio que ha realizado Benedicto XVI en estos años, pero en nombre de los obispos españoles manifiesta que “aceptan la voluntad del Santo Padre con filial reverencia".

Rouco Varela, que participará en la elección del próximo Papa junto con otros cuatro cardenales españoles, señaló que la decisión es "ciertamente sorprendente" pues, de hecho, la semana pasada estuvo en Roma y no vio que hubiera "indicio de que pudiera darse" esta renuncia, pero también ha calificado el anuncio de "coherente" con la personalidad del Pontífice y con los tiempos.

"La tarea es enorme y él no puede volver a un ejercicio del ministerio como antes de León XIII (finales del siglo XIX), no puede ser, estamos en el siglo XXI", ha agregado. Así, ha destacado que el Pontífice ha continuado con el carácter abierto de Juan Pablo II poniendo el acento en el ejercicio al que dedicó su vida, el magisterio, de una forma "cercana, transparente y muy luminosa" así como "muy cercana a los problemas de este tiempo".

Las reacciones ante la renuncia han comenzado a sucederse por toda España. Los altos cargos de la iglesia coinciden en la sorpresa que les ha supuesto la noticia. El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha resaltado que la decisión del Pontífice ha sido tomada “en un acto responsable y en total libertad”. Para el arzobispo es una decisión correcta, “como lo fue en su día la de Juan Pablo II, cuando siguió al frente de la Iglesia Católica y no quiso renunciar aun estando enfermo".

Rodríguez ha comentado que esta es una experiencia novedosa para la Iglesia, aunque no es una “situación catastrófica” y no supondrá “un cambio sustancial”. Respecto a la sucesión, el arzobispo opina: “es posible que los cardenales piensen que debe ser elegido alguien más joven, pero el Espíritu Santo funciona a veces de manera imprevista".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El vicario de Guadalajara, Eduardo García Parrilla, por su parte ha destacado la “gran valentía” del Papa en “todo lo relacionado con los abusos por parte de personas de la Iglesia con niños o con su intento de acercamiento a los miembros de la Comunidad de Lefebvre”. Esta comunidad ultraconservadora contraria al rumbo que tomó el Catolicismo tras el Concilio Vaticano II.

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Manuel Ureña, ha afirmado que la renuncia de Benedicto XVI, "no se puede entender más que como un acto heroico al que el mundo no está acostumbrado porque en plena posesión de sus facultades mentales dice que renuncia'.

El obispo de Segovia, Ángel Rubio, ha agradecido también la labor de Benedicto XVI su labor durante estos años, especialmente sus visitas a España y la declaración de San Juan de Ávila como doctor de la Iglesia.

Para el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes "no es un momento de desconcierto, ya que las cosas en la Iglesia están absolutamente bien orientadas". Ha explicado que el Papa "no tiene ni un minuto para sí y para descansar como cualquier persona porque toda su vida en su circunstancias y con sus años la tiene dedicada totalmente al bien de las almas".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS