Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
PUNTO DE OBSERVACIÓN

Un relato europeo sobre los colonos israelíes

El voto de la ONU demuestra que la invasión de los territorios palestinos suscita cada vez más críticas

Solamente un país miembro de la Unión Europea (República Checa) votó en contra del reconocimiento de Palestina como miembro de Naciones Unidas con el estatuto de Estado observador. De los 26 restantes, 14 votaron a favor (Francia, Italia y España, incluidas) y 12 se abstuvieron (entre ellos aliados tan tradicionales de Israel como Alemania y Holanda). Los nueve votos en contra fueron los del propio Israel, Estados Unidos, Canadá, Panamá, y cuatro pequeños Estados del Pacífico, Islas Marshall, Micronesia, Nauru y Palau. Probablemente nunca hasta ahora había quedado tan claro que los intereses de Israel y de Estados Unidos, que se presenta en todo el mundo como una potencia dialogante, salvo en Oriente Próximo, empiezan a ser divergentes.

Washington gestionará como pueda esa situación, pero está claro que el voto de Naciones Unidas refleja una realidad: la política de Israel de ocupación y progresiva colonización de los territorios palestinos, y la cruel manera como se gestiona está suscitando cada día mayor irritación. La formidable fuerza de las imágenes en Internet y en emisoras como Al Jaazera con que los palestinos consiguen por primera vez en su historia traspasar el muro de silencio y aislamiento que les ha rodeado durante décadas está teniendo un efecto político real y esa nueva circunstancia no tiene ya vuelta atrás.

Es verdad que la Unión Europea no ha sido capaz de mostrar una posición conjunta, en una nueva demostración de la imposibilidad de desarrollar una Política Exterior Común, pero sí está apareciendo esa unanimidad en documentos internos, de menor influencia política, desde luego, pero donde queda reflejado ese creciente enojo. La UE no va a cambiar, por supuesto, su firme defensa de la existencia del Estado de Israel y de su derecho a la seguridad, pero cada día más, sin mucha publicidad, pero con insistencia, está advirtiendo a Tel Aviv que también existen los derechos de los palestinos y que están siendo reiteradamente violados por israelíes.

El último de esos documentos, que quizás sea el responsable de la inesperada abstención de Alemania en la ONU, es el aprobado por el Comité Político y de Seguridad de la UE el pasado 16 de noviembre, en el que se denuncia el incremento de los ataques que realizan los colonos israelíes en territorios palestinos contra población civil y la evidente impunidad con la que actúan. “Los diplomáticos europeos deben estar atentos a este problema y hacerse presente incluso en los juicios que se puedan plantear”, algo que, según analistas de Eurobserver, que publican el documento íntegro (http://euobserver.com/foreign/118317) solo se ha reservado hasta ahora para países como Bielorrusia.

Documentos internos de la UE advierten a Israel que los derechos de los palestinos también existen

El documento expresa la preocupación del comité por la violencia de los colonos y sus provocaciones contra civiles palestinos y pide al Gobierno israelí que cumpla con las obligaciones que establecen las leyes internacionales y lleve a esos extremistas ante los tribunales. “Los ataques son cada vez más severos y, en algunas áreas, más coordinados”, explica. Además, son mucho más frecuentes: aumentaron un 32% en 2011 respecto a 2010, y afectan a palestinos, mujeres y niños, así como a sus campos agrícolas (10.000 árboles han sido arrancados) y a sus lugares de culto (se han destruido más de diez mezquitas solo este año). La mayoría de esas agresiones tienen lugar en Cisjordania y muchos de ellos “parecen ser parte de un sistema de coerción que intenta forzar a las comunidades palestinas a abandonar el área a fin de poder expandir los asentamientos israelíes”. Los expertos de la UE se felicitan por la reciente y “fuerte condena” de esos actos violentos por parte del Gobierno israelí (el ministro de Exteriores dijo que eran “actos terroristas”), pero lamenta que las autoridades israelíes no tomen firmes acciones contra estos actos, “contribuyendo así a una cultura de impunidad en la que la violencia continúa”. El 90% de las denuncias de las que ha tenido conocimiento la ONU han sido descartadas sin detenciones. Además, protesta el documento europeo, muchas víctimas no pueden siquiera presentar sus reclamaciones porque las estaciones de policía están precisamente en los asentamientos de colonos, donde los palestinos no pueden entrar.

El Comité Político y de Seguridad de la UE termina dando la luz verde para que los países que lo deseen impongan la prohibición de dar visados a esos colones israelíes violentos, de manera que no puedan viajar a la UE. solg@elpais.es