Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de India sufre un apagón por una serie de averías en la red eléctrica

Más de 600 millones de personas ha sufrido las consecuencias del colapso de dos de las cuatro redes de suministro de electricidad, la del norte y la del este

Más de 600 millones de indios, la mitad de la población del país, han sufrido hoy un largo apagón eléctrico que ha sumido en el caos las grandes ciudades del norte y el este de India. El apagón ha durado varias horas. Para 300 millones de ciudadanos ha sido el segundo que padecían en dos días. Un fallo en la red dejó sin electricidad durante muchas horas del lunes al norte de India, incluida su capital. A la caída de la tarde del martes aún no se había recuperado la totalidad del suministro eléctrico. Es el peor apagón que sufre el país en los últimos 10 años y pone en tela de juicio el desarrollo de India por el desastroso estado de sus infraestructuras.

El colapso de dos de las cuatro redes de suministro eléctrico, la del norte y la del este, ha paralizado centenares de trenes y el metro de Nueva Delhi, que transporta a diario dos millones de personas, ha tenido que ser evacuado. Se han apagado los semáforos de la capital y de otras populosas ciudades como Calcuta, Varanasi (antigua Benarés) y Patna, lo que ha desatado gigantescos embotellamientos. Desde la policía a los hospitales, instituciones, empresas, comercios y viviendas particulares se han quedado sin electricidad durante horas —muchas más de medio día—.

La dramática situación ha podido aliviarse por la multitud de generadores industriales y caseros existentes en India, un país habituado a los cortes energéticos, por lo que se recurre con frecuencia de forma privada o pública al uso de generadores.

La causa del apagón ha sido la sobrecarga en las redes de suministro, que hace obvio que el país asiático necesita mucha más electricidad de la que es capaz de producir. Aunque esto nadie lo pone en duda, el apagón también se achaca a que esta temporada de lluvias ha sido muy pobre (en algunos casos menos del 70% de lo normal) lo que, por una parte, ha reducido la generación de energía hidroeléctrica y, por otra, ha llevado a algunos Estados a utilizar más la electricidad de la pactada para irrigar sus cosechas. Además, la falta de lluvias ha mantenido las temperaturas altas, lo que aumenta el consumo eléctrico por el uso de aire acondicionado.

El Gobierno ha ordenado una investigación sobre los dos cortes energéticos y va a pedir a los Estados una mejor administración de la electricidad. Pero la indignación de la población es creciente. India aspira a convertirse en una superpotencia y la demanda energética aumenta, sin embargo,  hace décadas que no se alcanzan los objetivos de producción eléctrica. La autoridad competente reconoció recientemente que el déficit de energía es de más del 8% y hay que tener en cuenta que un tercio de la población —el 70% de las zonas rurales— no tiene acceso a la red eléctrica.

“Me quedé sin agua, los alimentos en el frigorífico se descompusieron y el tráfico en la calle sin semáforos era insufrible”, relata Tanuj Sharma, maestro de hindi, que también perdió horas de trabajo porque algunas de sus clases las imparte por Internet.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información