Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado suicida deja 10 policías muertos en una comisaría de Yemen

El ataque se ha producido delante de la academia de Saná

El kamikaze ha detonado la carga explosiva mientras los cadetes abandonaban el edificio

La policía yemení inspecciona la entrada a la academia donde un atentado suicida ha acabado con la vida de una veintena de policías el miércoles.
La policía yemení inspecciona la entrada a la academia donde un atentado suicida ha acabado con la vida de una veintena de policías el miércoles. AFP

Al menos 10 personas han muerto este miércoles en Yemen y una veintena han resultado heridas en un atentado suicida perpetrado en la academia de policía de la capital, Saná, según ha informado el ministro del Interior, Abdul Qader Qahtan. La Comisión Suprema de Seguridad del Yemen ha rebajado el balance inicial de víctimas, que ascendía a 22, y ha responsabilizado a la organización terrorista Al Qaeda del atentado, en un comunicado.

El atentado se ha producido en la entrada de la academia cuando los cadetes abandonaban el edificio para iniciar su descanso semanal. El kamikaze estaba en el interior de un taxi cuando ha detonado la carga explosiva delante de la puerta sur de la academia, según ha declarado una fuente del servicio de seguridad a la agencia France Presse.

Varias ambulancias se han desplazado al lugar de los hechos para atender a los heridos y recoger los cuerpos de las víctimas. Las fuerzas de seguridad han establecido un cordón de seguridad en torno del lugar del atentado.

El ataque ha tenido lugar cerca del lugar donde, el pasado 21 de mayo, otro atentado suicida mató a un centenar de personas durante un desfile de militares que se preparaban para celebrar el aniversario de la unificación de Yemen.

Ansar al Sharia (defensores de la ley islámica), rama de Al Qaeda en Yemen, había reivindicado el atentado de mayo. Las autoridades persiguen a los terroristas de Al Qaeda, que fueron expulsados de sus principales bastiones en la provincia de Abyan, al sur del país, tras una ofensiva del ejército yemení que duró un mes.