Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía libera a 51 emigrantes secuestrados en México

Otras 68 personas fueron rescatadas la semana pasada en la ciudad de Reynosa

El Gobierno de México puede presumir de que en menos de una semana ha rescatado en dos operativos a 119 migrantes que fueron secuestrados en Tamaulipas (noreste de México). Entre los liberados hay 83 mexicanos, 22 guatemaltecos, 6 chinos, 4 hondureños, 3 salvadoreños y 1 panameño. No son noticias habituales y gracias a estas dos acciones policiales, el Gobierno que preside Felipe Calderón podrá informar de que la cifra anual de 20.000 migrantes secuestrados ha bajado medio punto porcentual.

El primer rescate de migrantes, que fueron secuestrados cuando estaban a punto de llegar a Estados Unidos, ocurrió el 19 de abril. En ese operativo realizado en la fronteriza ciudad de Reynosa, "labores de inteligencia" permitieron a la policía rescatar a 68 personas. Dos de los secuestradores fueron detenidos, y gracias a la información obtenida en ese primer rescate, la policía pudo localizar otro domicilio, también en Reynosa, en donde el lunes pasado liberaron a 51 secuestrados.

A partir de testimonios de los rescatados, las autoridades informaron de que los autores de estos secuestros masivos son integrantes del cartel del Golfo, grupo delictivo que se disputa, junto con su exsocio el grupo criminal Los Zetas, el dominio en Tamaulipas. Los migrantes fueron detenidos en la terminal de autobuses de Reynosa, o en sus inmediaciones, donde se les pide que contacten con familiares, ya sea en su lugar de origen o en EE UU, para que estos paguen el monto del "rescate". Los familiares tendrán que enviar entre 1.000 y 2.000 dólares a cambio de la libertad del retenido, o más si quieren "contratar" a los propios criminales para que "ayuden" al secuestrado a llegar a suelo estadounidense.

Según datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en México, desde 2009, en seis meses, alrededor de 10.000 personas que buscaban llegar a Estados Unidos fueron secuestradas por distintas mafias en diferentes puntos del país. En febrero de este año, la CNDH publicó un nuevo informe donde confirmó que un total de 20.000 migrantes son secuestrados anualmente. Y apenas hace tres semanas, ese organismo detalló que hay 71 municipios de "alto riesgo" para los migrantes.

El informe de la CNDH de este año incluye testimonios como el siguiente: "Prometo que ya nunca más voy a salir de mi tierra. Sentía que me moría. Estuve 17 días secuestrado. A los que no pagaban el rescate se los llevaban pa fuera, a que, decían estos desgraciados, vieran las estrellas de cerca. Todos los días sueño que me matan, así, que sus tablas me rompen el corazón. Es que nos paraban frente a la pared, con las palmas recargadas y las piernas bien abiertas y entonces, con una tabla gorda, se ponían a pegarnos hasta que caíamos de rodillas, llorando. Aquí todos, en algún momento, nos quebramos. Ya ni nos daba pena llorar, éramos como perros aullando, como animales, pues.

Nunca debí haberlo intentado. Yo creía que lo lograría. Estaba tan cerca de cruzar. ¿Por qué hay mexicanos tan malos? Entiendo que hay algunos de nosotros que no somos buenos, pero la mayoría, pues sólo queremos cruzar para ir a trabajar a Estados Unidos y traernos unos dólares pa nuestras casas. Y luego, pues sí, entre los malos también había extranjeros, había guatemaltecos. También había mexicanos secuestrados, como once, sí, un día había once, después llegaron más. Sólo quería un trabajo para pagar mis deudas. Pero ya no quiero nada. Lo que me da más rabia es que muchos están esperando para irse, no me hacen caso, ya les dije que mejor se vuelvan a sus tierras, pero están de necios. Los pobres".

A pesar de los informes de la CNDH y de llamados de alerta de organismos civiles como la Comisión Pastoral de Movilidad Humana del Episcopado Mexicano, que tiene albergues a lo largo del país donde reciben a migrantes y habían denunciado que estaban siendo secuestrados, no fue sino hasta la matanza de 72 migrantes extranjeros en San Fernando, Tamaulipas, ocurrida en agosto pasado que el caso se colocó en el primer lugar de la discusión pública. Antes de eso, el gobierno mexicano había desestimado las denuncias y los señalamientos de que incluso había agentes policiacos involucrados en los secuestros. Por eso, aunque sean apenas unas decenas, los rescatados en la última semana en Reynosa se convirtieron en noticia.