Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Néstor Kirchner se recupera de la operación urgente por un problema cardíaco

El ex presidente argentino ha sido sometido a una angioplastia, una intervención similar a la de febrero

El ex presidente Néstor Kirchner, de 60 años, se recupera satisfactoriamente de la angioplastia (intervención para evitar la obstrucción de una arteria coronaria) que se le practicó urgentemente en la madrugada del pasado domingo en una clínica de Buenos Aires, según aseguran portavoces del Partido Justicialista, que preside. Su esposa, la presidenta Cristina Fernández, permaneció a su lado toda la noche.

La recuperación de este tipo de intervenciones suele ser rápida (menos de una semana) y el paciente puede volver a sus actividades habituales con normalidad, pero el hecho de que éste sea el segundo episodio vascular que sufre Kirchner en menos de siete meses (el pasado mes de febrero tuvo un percance similar) y la posibilidad de que el político peronista vuelva a ser candidato en las elecciones presidenciales de 2011, hacen que aumente la incertidumbre sobre su estado de salud y su capacidad para mantener y desarrollar en los próximos meses su agotadora actividad política.

Según las encuestas, la mayoría de los argentinos cree que Néstor Kirchner volverá a presentar su candidatura cuando acabe el mandato de su esposa, Cristina Fernández, aunque los sondeos aseguran que la presidenta conserva una imagen algo más positiva que la de su marido. El último sondeo hecho público por Poliarquía, una de las empresas privadas más conocidas en el sector, coloca a la actual presidenta con un magro 36% de aceptación, mientras que su marido no rebasa el 32%.

Néstor Kirchner, que ya fue presidente entre 2003 y 2007, ha seguido desarrollando una intensa actividad política, hasta el extremo de que, en ocasiones, ha llegado a eclipsar a Cristina Fernández. El dirigente peronista encabezó la campaña para las elecciones legislativas de junio de 2009, que su partido perdió, participa muy activa y públicamente en la gestión de su esposa y es a él a quien se atribuye generalmente el diseño de la estrategia presidencial y de la línea de fuerte confrontación que marca la política argentina desde hace meses.

Kirchner preside el Partido Justicialista, es miembro de la Cámara de Diputados y, desde el pasado mes de mayo, ocupa la secretaría general de Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR). Dirige personalmente la "guerra" contra el grupo Clarín y desarrolla una ingente actividad pública, con mítines por todo el país. Para el próximo martes, por ejemplo, tenía previsto un gran encuentro en el Luna Park de Buenos Aires con miles de jóvenes peronistas.

El hecho de que ejerza un liderazgo político tan fuerte y de que sea él, casi en solitario, quien dirija la estrategia del Partido Justicialista para 2011, hacen que sus problemas arteriales despierten inquietud entre los dirigentes peronistas. La prensa y la oposición mantienen por ahora un discreto silencio sobre las eventuales consecuencias políticas del nuevo episodio vascular, pero algunos recuerdan que hace pocas semanas fue el propio Néstor Kirchner quien señaló que su esposa podía acudir a un segundo mandato presidencial, previsto en la Constitución.

El nuevo problema de salud de Kirchner se produce, además, en medio de uno de los momentos más tensos de la actual legislatura, con nuevos y graves capítulos en la guerra contra los grupos de comunicación más críticos, y con un peligroso debate sobre la inseguridad ciudadana, que se ha convertido en una de las principales armas de la oposición y que comienza a calar en la opinión pública.