_
_
_
_

Wikileaks filtra un documento de la CIA mientras crece el acoso a la ONG

La organización, que ofrece su web como contenedor de filtraciones, hace público este memorando en medio de las presiones del Pentágono para que entreguen la información en su poder y justo cuando la fiscalía sueca investiga a su fundador, Julian Assange, por un presunto delito sexual

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Wikileaks ha filtrado a través de su web un documento de cinco folios (inglés) redactado bajo el sello de la Red Cell (Célula Roja) de la Agencia de Inteligencia Estadounidense (CIA) en medio de las presiones del Pentágono para que la organización entregue los 15.000 folios de inteligencia que dice tener aún en su poder. El memorando, bajo el título "¿Qué pasa si EE UU es visto como 'exportador de terrorismo'?", repasa atentados recientes y pasados en los que nacionales estadounidenses han estado implicados y advierte de que "no es un fenómeno nuevo" y que podría "ir contra la creencia americana de que nuestra sociedad multicultural, libre y abierta reduce el encanto que radicalismo y terrorismo tiene para ciudadanos estadounidenses". Fuentes oficiales citadas por NBC han verificado la legitimidad del documento, fechado el 5 de feberero de 2010.

También hoy, la fiscalía sueca ha abierto una investigación por presunto acoso sexual contra Julian Assange, fundador de la ONG. El ex hacker australiano, de 39 años, sugirió la semana pasada en Aftonbladet que el Pentágono, tras la filtración en julio de 90.000 folios de inteligencia sobre Afganistán, está detrás de la campaña de despretigio en su contra. Entonces, una fiscal de guardia había ordenado la detención de Assange por una presunta violación. La orden fue retirada a las pocas horas y ese caso -no el de delito sexual- ha quedado hoy cerrado.

El memorando de la CIA, elaborado por la unidad de análisis Red Cell -de la que Wikileaks filtró el pasado mes de marzo otro documento sobre la presencia de Francia y Alemania en Afganistán-, alerta sobre el impacto en la "cooperación" entre EE UU y sus aliados en "actividades extrajudiciales -reconocidas abiertamente- como detenciones, traslados o interrogatorios a sospechosos en países terceros". "Si EE UU -continúa el documento- fuera visto como 'exportador de terrorismo', los Gobiernos soberanos podrían exigir un trato recíproco que impactaría en la propia soberanía estadounidense".

La agencia cita en el memorando cuatro casos en los que nacionales estadounidense se han visto implicados en actividades terroristas: en 2009, cinco estadounidenses musulmanes que residían en Virginia fueron arrestados en Pakistán tras la denuncia de desaparición de sus familiares. Las autoridades de Islamabad les acusaron de querer acceder a campos de entrenamiento talibanes. Un año antes, David Headley, ciudadano de nacionaliad paquistaní y estadounidense, colaboró con el grupo terrorista Lashkar e Taiba en los atentados de Mumbai (India) en los que murieron 160 personas. El informe filtrado cuenta también como Baruch Goldstein, doctor judío de Nueva York, participó, como miembro del grupo radical Kach, en el asesinato de 29 palestinos en Hebrón en 1994. Y, por último, repasa los lazos entre ciudadanos de EE UU de origen irlandés en la financiación del IRA desde el siglo XIX.

Arresto ilegal de estadounidenses

Si casos como los citados -dice el papel de la agencia de inteligencia- proliferan, "los Gobiernos podrían negarse a que EE UU "detenga y se lleve de su territorio a sospechosos" o, incluso, estos países terceros "consideren sacar de EE UU en secreto a nacionales sospechosos de terrorismo internacional". Más allá de la relevancia del memorando, la CIA reconoce abiertamente las prácticas ilegales llevadas a cabo en su campaña contra el terrorismo, hecho este que carga de simbolismo la filtración desde Wikileaks.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

La unidad Red Cell de la CIA pone el acento también en este documento sobre las facilidades que tienen estadounidenses recrutados por Al Qaeda para pasar desapercibidos gracias a su pasaporte, su presencia alejada del estereotipo "típico árabe-musulmán" y el acceso a las redes de comunicación. El memorando revela que los cinco ciudadanos de Virginia fueron contactados a través de YouTube y, posteriormente, intercambiaron correos electrónicos codificados. Por último, la CIA alerta de que la percepción de EE UU como "exportador de terrorismo" podría trabar acuerdos bilaterales para garantizar la inmunidad de estadounidenses en el extranjero.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_