Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:KEN WIWA, periodista y asesor político

"El destino está en nuestras manos"

Ken Wiwa (Lagos, 1968) ha tardado años para aprender a gestionar el legado pesado de su apellido. Su padre, el activista y escritor Ken Saro-Wiwa, murió cuando él tenía 26 años. Fue condenado a muerte en 1995 durante la dictadura en Nigeria del general Sani Abacha. Su culpa fue liderar la lucha del pueblo Ogoni contra los desastres ambientales causados por las multinacionales del petróleo en el Delta del Níger. Tras un largo periodo al extranjero, en Inglaterra y en Canadá, Wiwa regresó en 2005 a Nigeria para trabajar como asesor para las presidencias de Olusegun Obasanjo y de Umaru Yar'Adua. "Nuestro destino está ahora en nuestras manos", dice hablando del futuro del Delta del Níger. Y también de África.

Pregunta. África a pesar de sus problemas está mostrando un nuevo dinamismo, también económico. Y tras años de acusaciones a las ex potencias coloniales, hay ahora un debate sobre las responsabilidades de los africanos. ¿Qué opina?

Respuesta. Creo que los problemas institucionales de África son un legado de la historia. ¿Cómo pueden no serlo? La economía de un continente entero ha sido construida sobre la exportación de materias primas. Pero lentamente las cosas están cambiando. Mientras Europa cierra sus puertas, África se convierte en la nueva frontera de la economía global. En parte gracias a las nuevas tecnologías que nos están ayudando a superar nuestras limitaciones. Soy optimista, pero nos llevará tiempo.

P. ¿Qué diferencias generacionales ve en su país? ¿Cree que los jóvenes exigirán más a los políticos?

R. Hay diferencias claras entre la generación de mi padre y la de mis hijos. Esto es normal. La generación de mi padre vivió en un mundo dominado por el colonialismo y la segunda guerra mundial. La de mis hijos ha vivido en un contexto muy distinto. Reciben mucha información e influencias de todas las partes del planeta. La generación de mi padre se oponía al poder colonial, pero hay ahora una nueva generación de africanos que no tienen memoria del antiguo régimen. Somos más autónomos, y armados de nuevas tecnologías, informaciones y actitudes que supondrán un desafio para los políticos.

P. Su padre luchó contra la explotación y por los derechos del pueblo Ogoni. ¿Cuál es el legado de su lucha ahora en Nigeria?

R. Mi padre luchó para concienciar. Su ambición fue movilizar al pueblo del Delta del Niger para que luchara por sus derechos. El Delta está en el centro del debate político en Nigeria y ahora en general los políticos entienden la importancia de preservar el ecosistema. Tenemos ahora un presidente que viene del Delta del Niger y la gente allí está mucho más concienciada sobre la injusticia social y económica que supone vivir en la pobreza en medio de tanto petróleo. Pero ya no podemos permitirnos lamentar nuestra marginalidad o la opresión por parte de las mayorías étnicas o las compañías petroleras extranjeras. Tenemos la oportunidad de arreglar los errores del pasado, de crear un futuro más justo y sostenible. Nuestro destino está en nuestras manos.

P. Después de vivir muchos años en el extranjero, decidió regresar a su país y participar en la vida política. ¿Cuáles son los retos personales y políticos de esta decisión?

R. Son muchos, en ambos sentidos. Reintegrarse al ritmo de una sociedad es el reto más grande. Hay que calibrar de nuevo las expectativas y hacer ajustes culturales y financieros a un sistema que al principio puede parecer sobrecogedor. Yo soy afortunado porque regreso en una situación relativamente segura. Tengo una casa, una actividad y un nombre que abre puertas. Me metí en el profundo mar azul que es Nigeria y tuve un aterrizaje suave. Para la mayoría de personas que vuelven a África es complicado y muy a menudo es una experiencia decepcionante y dura. La euforia inicial choca muy pronto con la realidad. Pero hay compensaciones. Estar en casa es culturalmente es alentador. Hay una actitud más informal, natural en las relaciones sociales, políticas y económicas. Así que una vez que dominas el miedo empiezas a nadar y si consigues llegar a las corrientes justas puedes evitar los tiburones y los tsunamis...

P. ¿Cuáles son en su opinión las prioridades principales para su país y para el continente africano?

R. La principal prioridad es establecer mecanismos e instrumentos fuertes de transparencia y responsabilidad, lo que en inglés se dice accountability. Para cualquier cosa: el recuento de los votos, el censo, el registro de votantes. Se trata de establecer un sistema transparente y honesto de derechos y deberes. Y también de valorar lo que somos y lo que queremos ser.