Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva huelga deja a Grecia sin transporte público y periódicos

La política de austeridad del Gobierno de Papandreu centra las protestas del transporte y los prensa se manifiesta en contra el recorte salarial y los cambios en la seguridad social

Grecia vive hoy una nueva jornada de huelga que ha dejado al país sin transporte público y periódicos. Los primeros protestan en contra de la política de austeridad del Gobierno de Papandreu , que ha motivado cinco huelgas generales en los últimos meses, y el sector de la prensa protesta contra el recorte salarial y los cambios en la seguridad social.

En la prensa, a las 3.00 hora local (las 5.00 en España) ha comenzado un "apagón informativo" de 24 horas menos en un par de páginas de información en Internet. En la red de transporte, sólo los trenes de cercanías hacia el aeropuerto internacional de Atenas, el transporte por tren y los barcos estarán hoy operativos en la capital griega y en el resto del país. El resto de los transportes públicos se encuentra fuera de servicio desde 6.00 hora local.

Tanto los periodistas como los trabajadores de los medios de transporte han sido convocados por sus sindicatos a que se manifiesten en Atenas y en las principales ciudades en protesta contra lo que califican como la pérdida "de derechos laborales y de puestos de trabajo".

Grecia sufrió el pasado 20 de mayo su quinta, y por ahora última, huelga general contra las medidas de austeridad adoptadas por el Gobierno para superar su grave crisis de deuda. El Gobierno socialista ha impuesto para ahorrar unos 30.000 millones de euros en tres años a cambio de recibir la ayuda de la UE y el FMI para afrontar sin problemas los vencimientos de su deuda. Los sindicatos rechazan "las medidas extremas (de ahorro) en el sistema de seguridad social, que afecta a los trabajadores y jubilados y, en especial, a la nueva generación".

Los incidentes más graves se vivieron durante la cuarta huelga general que tuvo lugar el 5 de mayo. Ese día, un incendio provocado en una sucursal bancaria, tras unos violentos incidentes que siguieron una manifestación en el centro de Atenas, se cobró la vida de tres personas.