Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nieve y el frío se ceban con Reino Unido

Las autoridades británicas mantienen la alerta por las temperaturas árticas que han llevado el caos al transporte y han cerrado centenares de colegios

Reino Unido sigue padeciendo la peor ola de frío polar en 30 años, con temperaturas de hasta 20 grados bajo cero en algunas zonas de Escocia y nevadas prácticamente por todo el país, incluido el habitualmente más templado sureste. Miles de escuelas cerraron ayer sus puertas y muchas de ellas tienen previsto seguir cerradas hoy. La nieve ha afectado sobre todo al tráfico en las carreteras y el transporte aéreo y, en menor medida, al ferroviario.

El Ejército tuvo que intervenir para rescatar a más de 1.000 automovilistas que quedaron atrapados toda la noche en un gigantesco atasco en la carretera nacional A-3 en Hampshire, sur de Inglaterra. "No podías dormir porque el tráfico se movía unos pocos centímetros y la gente tocaba el claxon para que avanzaras y te despertabas para avanzar un poco", ha explicado la presentadora de la BBC Annabel Giles, que pasó 22 horas atrapada.

La nieve caída en los dos últimos días ha obligado a cerrar durante varias horas los aeropuertos de Manchester, Gatwick, Cardiff, Luton, Stansted, Bournemouth, Jersey, Aberdeen y Bristol y ha afectado el tráfico aéreo en Heathrow, Birmingham, Glasgow y Southampton. Cientos de vuelos han sido cancelados y muchos otros sufren importantes retrasos. Las compañías aéreas aconsejan a los pasajeros que consulten sus páginas de Internet antes de ir al aeropuerto.

Los trenes funcionan mejor: el 61% ha cumplido sus horarios con puntualidad, el 34% ha sufrido retrasos y sólo un 5% ha sido cancelado. El metro de Londres funcionaba con bastante normalidad.

Los servicios de ambulancias han pedido a los usuarios que sólo requieran sus servicios en casos de vida o muerte. El Gobierno ha aconsejado a la población que no viaje si no es estrictamente necesario. Si se ha de utilizar el coche conviene consultar primero el estado del tiempo en la zona y las condiciones de las carreteras. El servicio de asistencia técnica en carretera más popular del país, AA, apenas da abasto porque sus propios vehículos tienen problemas para moverse dadas las cantidades de nieve caída.

En Aviemore, en las Tierras Altas de Escocia, se han contabilizado 47 centímetros. En zonas del área de Oxford y de Buckinghamshire las cotas medidas se acercan a los 20 centímetros. Lo peor quizá venga en los próximos días, cuando cese de nevar pero la nieve caída se convierta en hielo.

Muchos ayuntamientos se están quedando sin sal para evitar que se hielen las carreteras y en algunas zonas costeras se está recurriendo a la arena de las playas para protegerlas.

El pronóstico del tiempo para los próximos días es algo más benigno, aunque aún se esperan nevadas en muchos puntos del país. La Oficina Meteorológica tiene activada la segunda alerta más extrema para todo el país. La alerta para el viernes es más benigna: grado 3 en el este y el noreste de Inglaterra y normal para el resto del Reino Unido.