Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de senadores checos presenta un recurso contra el Tratado de Lisboa

El presidente euroescéptico, Vaclav Klaus, trata de ganar tiempo antes de firmar el documento, ya aprobado por el Parlamento checo

Un grupo de 17 senadores checos ha introducido este martes un recurso constitucional contra el Tratado de Lisboa, lo que da al presidente euroescéptico Vaclav Klaus tiempo adicional para paralizar la firma que convertiría el tratado en ley. Klaus ya ha declarado que esperará que el Tribunal Constitucional decida sobre cualquier recurso que se introduzca sobre el tratado antes de suscribir el documento, que busca dar un impulso para modernizar el bloque de 27 miembros.

Al tribunal, que ya ha rechazado anteriormente un recurso acerca del Tratado de Lisboa -aprobado por el Parlamento checo- le podría llevar meses de discusiones para alcanzar una decisión. Los 17 senadores son miembros del ala euroescéptica del Partido Demócratico Cívico, fundado por Klaus.

En opinión de esta fracción euro-escéptica, en el caso de que el alto tribunal reconozca que la Unión Europea (UE) se encamina hacia una cierta forma de Estado, entonces la transferencia de competencias desde los socios comunitarios sería anticonstitucional. "El punto principal es la cuestión del conflicto (del tratado) con la soberanía checa", ha señalado Jiri Oberfalzer, portavoz del grupo que presentó el recurso de 60 páginas. "El Tratado de Lisboa es un gran paso hacia la federación y la federación es ya un 'superestado'".

Un primer recurso de este grupo, sobre seis puntos del tratado, ya fue rechazado por el Constitucional el pasado mes de noviembre, al no encontrar incompatibilidades entre Lisboa y la Carta Magna checa.

Todo esto ocurre a tan sólo tres días de que se celebre un segundo referéndum en Irlanda sobre el Tratado de Lisboa. Hay optimismo en el bloque de que el triunfará en Irlanda, lo que presionaría a Klaus y al otro presidente que se ha mostrado renuente a ratificarlo, el polaco Lech Kaczynski.

Sin embargo, si ambos líderes deciden no firmar hasta las elecciones británicas, que deben celebrarse en junio del próximo año, el tratado -que necesita el respaldo unánime de los 27 para entrar en vigor- aún podría estar en peligro.

El líder opositor británico, el conservador David Cameron, que encabeza con comodidad las encuestas de opinión, ha confirmado por escrito a Klaus su intención de celebrar un referéndum sobre el Tratado de Lisboa si gana las elecciones y si aún el nuevo pacto no ha entrado en vigor. Los votantes británicos probablemente rechazarán el tratado, a pesar de que el actual Gobierno ya lo ha ratificado.