Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un secuestro de 18 años

La policía de California encuentra a Jaycee Lee Dugard, que llevaba desde los 11 años viviendo en un cobertizo del jardín de su captor- Junto a ella han sido descubiertas dos niñas, hijas de la joven y del presunto secuestrador

La policía de California ha desentramado 18 años después la misteriosa desaparición de Jaycee Lee Dugard, una joven, hoy de 29 años, secuestrada en 1991 en los alrededores de su casa en el lago Tahoe, al este de San Francisco. Durante el tiempo que ha estado cautiva, Lee Dugard ha tenido dos hijas -de 11 y 15 años de edad en la actualidad- de su presunto secuestrador, que durante todo este tiempo ha mantenido a las tres escondidas en tiendas y cobertizos instalados en la parte trasera del jardín de su casa.

La policía ha detenido al presunto raptor, identificado como Phillip Craig Garrido, de 58 años, que estuvo un tiempo en prisión por violación y secuestro y que se encontraba en la lista de agresores sexuales del Estado de California. Junto con él ha sido arrestada su esposa, Nancy Garrido, de 54 años. El supuesto secuestrador despertó las sospechas de la policía cuando fue descubierto en el campus de Berkeley de la Universidad de California repartiendo publicaciones de contenido religioso. El agente comprobó tras identificarle que Garrido estaba en libertad condicional por rapto y violación desde 1971, según informa The New York Times.

Cuando el supuesto secuestrador acudió a la comisaría, apareció acompañado de su mujer, dos niñas y la propia Dugard, que respondía al nombre de Allissa. Durante el interrogatorio, Dugard reveló su verdadera identidad y desencadenó los recelos tanto de la policía como del agente de la condicional de Garrido que ni siquiera sabía que la familia fuera tan numerosa. Tras comprobar que la joven de 29 años había sido secuestrada en 1991, la policía detuvo a Garrido y su mujer.

"Aisladas y sin contacto"

Según las autoridades de El Dorado, la joven goza de buena salud, aparte de las secuelas psicológicas causadas por permanecer tanto tiempo cautiva en un jardín. "Ninguna de sus hijas han ido nunca al colegio, no han tenido ni doctores y han estado completamente aisladas y sin contacto con el exterior", ha dicho el subcomisario de El Dorado Fred Kollar.

El caso del secuestro de la pequeña conmocionó durante meses a los habitantes de la zona y en un primer momento las sospechas recayeron en el marido de su madre y padrastro de la menor. "Es como haber ganado la lotería", afirmó tras conocer que Jaycee había aparecido. La niña había sido secuestrada a escasos metros de la vivienda familiar por dos hombres que metieron a la pequeña en una furgoneta y desaparecieron en cuestión de minutos. Aunque los padres llamaron a la Policía inmediatamente, nunca se encontró el vehículo.