Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Islandia enfila la vía express para su integración en la UE

Los Veintisiete dan el primer paso para la adhesión sólo dos días habiles después de la presentación de la candidatura. -Algunos países han hecho notar el feo que se hace a los aspirantes balcánicos

Los Veintisiete han dado este lunes el primer paso para la futura integración de Islandia al pedir por unanimidad a la Comisión que prepare un dictamen sobre la candidatura del país nórdico. La decisión ha sido tomada a los dos días hábiles de que Reykiavik presentara oficialmente su solicitud, en contraste con lo que se ha hecho esperar a otros países, ahora los balcánicos. Las futuras negociaciones sobre las políticas económicas, agrícola y de pesca se presentan muy duras. El Gobierno islandés espera ser miembro de la UE en 2012.

El Ejecutivo isleño presentó oficialmente su solicitud de adhesión a la UE el jueves y este lunes ha obtenido los parabienes de los Veintisiete, que por unanimidad han invitado a la Comisión a elevarles su opinión sobre la ambición y preparación islandesas. Todo ha ido tan a velocidad de vértigo, que algunos países han hecho notar el feo que se hace a los aspirantes balcánicos que ven desde una cola inmóvil avanzar a Islandia hacia la integración por la vía express.

"No va a haber atajos, pero es cierto que el camino a recorrer es más corto, lo que no quiere decir que vaya a ser fácil", ha hecho notar Carl Bildt, ministro de Exteriores de Suecia, país que ocupa la presidencia de la Unión este semestre. Especular con el calendario es ahora gratuito. Finlandia y algún otro país han expresado su deseo de que la Comisión emita su veredicto (se entiende que favorable) sobre la candidatura isleña antes de que acabe el año. Hasta ahora, el caso más rápido llevó 14 meses.

Pero también hay reticentes, como Francia, que quisiera acompasar el orden de respuestas al de solicitud (lo que supone que Islandia no pase por encima de países como Montenegro o Albania) y que ha señalado que mientras no haya Tratado de Lisboa no tiene sentido hablar de nueva ampliación. Con el vigente Tratado de Niza sólo puede entrar ya Croacia, a la espera aún de salvar unas últimas trabas por su conflicto sobre delimitación fronteriza con Eslovenia.

Olli Rehn, el comisario de la Ampliación, ha insistido en que la solicitud islandesa será tratada de forma rigurosa y objetiva y evaluó en dos tercios (22 de los 35 capítulos que se negocian) los asuntos en que ya hay comunidad de políticas entre la isla y la Unión en virtud de la pertenencia de Reykiavik al Espacio Económico Europeo (con efectos sobre Competencia, ayudas de Estado y Comercio) y al régimen comunitario de control fronterizo de Schengen. Ha aventurado Rehn que "la Unión Económica y Monetaria y las políticas agraria y de pesca no están cubiertas y serán importante focos de negociación" en el proceso que debe abrirse una vez la Comisión emita su dictamen favorable y lo sancionen de nuevo los Veintisiete. Reykiavik querría ver concluido el proceso en 2012.

Islandia se ha resignado a solicitar su ingreso en la Unión en busca de cobijo ante la crisis económica y financiera, pero lo ha hecho a regañadientes y por un solo voto de la mayoría necesaria en el Parlamento, lo que augura un complicado referéndum de adhesión. Los islandeses son muy celosos de su singularidad y riqueza pesqueras (esencialmente de bacalao), uno de los principales motivos para estar fuera de la UE, y ahora temen por ellas. "No es sólo una cuestión de economía sino de emociones, que tienen que ver con la soberanía", explica su ministro de Exteriores, Össur Skarphédinsson.

Esos caladeros son vistos como un tesoro por la flota española. Diego López Garrido, secretario de Estado para la UE, apuntó este domingo en Bruselas que España "tendrá mucho que decir" durante las negociaciones para evitar que "en ningún caso" sus intereses pesqueros se vean perjudicados.