Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal vuelve a retrasar el juicio contra Aung San Suu Kyi

El Tribunal del Distrito de Rangún ha fijado una nueva fecha, el 26 de junio, para emitir la sentencia contra Suu Kyi y el estadounidense John Yettaw

El tribunal que juzga a la líder opositora birmana Aung San Suu Kyi por presunta violación de las condiciones de arresto domiciliario ha retrasado de nuevo la continuación del proceso con los testigos de la defensa, según informó hoy el abogado de la premio Nobel.

El Tribunal del Distrito de Rangún ha fijado una nueva fecha, el 26 de junio, para emitir la sentencia contra Suu Kyi y el estadounidense John Yettaw, quien entró a escondidas en la residencia de la líder opositora y pasó allí dos días el mes pasado. El martes pasado, el tribunal decidió mantener la prohibición que impide que declaren dos testigos de la defensa de Suu Kyi, pero aceptó la comparecencia del experto legal Khin Moe Moe. El letrado anunció que han apelado esta decisión y han pedido una vez más que se permita declarar a Moe.

El abogado de Suu Kyi, Nyan Win, señaló ayer que ésta cree que el juicio al que está siendo sometida es un intento, por parte de la Junta Militar que gobierna el país, de impedir que se presente a las elecciones previstas para el próximo año. "Daw Aung San Suu Kyi nos ha dicho que los cargos contra ella tienen una motivación política. Nos ha ordenado que exploremos todas las vías legales para tomar las acciones legales apropiadas" para ganar el caso, añadió.

Problemas de salud

Suu Kyi, de 63 años, ha sido privada de libertad durante 13 de los últimos 19 años y en los últimos meses ha padecido baja presión arterial y deshidratación. Está encarcelada en la prisión de máxima seguridad de Insein, en Yangon (la antigua Rangún), desde el 14 de mayo, cuando fue acusada de violar los términos de su arresto domiciliario después de que el ciudadano estadounidense, John Yettaw, pasara dos días en su casa.

La acusada, que se enfrenta a una pena de cárcel de hasta cinco años, ha negado en todo momento los cargos, y ha alegado que en un principio no tuvo conocimiento de la llegada de Yettaw a su casa, pero que después fue informada por una de sus asistentas. El estadounidense, que cruzó el lago Inya a nado para llegar a casa de Suu Kyi, ha declarado al tribunal que Dios le envió para avisarle de que iba a ser asesinada por "terroristas".