Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zardari: "Pakistán está en manos seguras"

El Ejército paquistaní continua su ofensiva contra los talibanes en la región norteña de Dir.- Suspendidas las conversaciones entre el grupo islamista y el Gobierno regional

El Ejército paquistaní ha continuado hoy su ofensiva en el distrito norteño de Dir, que hasta el momento ha dejado 46 insurgentes muertos, operación que ha provocado que el grupo islamista que media en la pacificación del vecino valle de Swat suspenda las conversaciones con el Gobierno regional. "La operación va a continuar en Dir hasta que hayamos asegurado la zona", ha dicho un portavoz del Ejército.

En un comunicado, la institución informó de que 20 insurgentes murieron hoy, mientras que otros 26, incluido el comandante talibán Qari Shahid, fallecieron el domingo, día en que se inició la ofensiva, en la participa la infantería con apoyo de helicópteros. El Gobierno de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) había ordenado a las fuerzas de la guardia de frontera desplegarse en el área después de que en las últimas semanas varias decenas de talibanes se adentrasen en Dir desde el valle de Swat.

El operativo se realiza a la par que el presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, trata de calmar los temores internacionales sobre el avance de los combatientes talibanes en su país, aumentando la inestabilidad del país. Zardari ha rechazado de pleno la posibilidad de que las armas nucleares puedan caer en manos de los talibanes. En una entrevista con medios extranjeros, Zardari, viudo de la líder Benazir Bhutto, ha asegurado que su Gobierno tiene el arsenal nuclear bajo absoluta seguridad y ha querido despejar las dudas crecientes por el avance integrista entre sus aliados occidentales, principalmente Estados Unidos.

"Quiero asegurar al mundo que la capacidad nuclear de Pakistán está en manos seguras", ha dicho el presidente paquistaní, que intenta calmar a sus socios occidentales. Zardari además afirma que su país tiene un "fuerte" sistema de control nuclear que no sufre la amenaza talibán.

Sus palabras responden a la preocupación surgida en la Administración estadounidense. La secretaria de Estado de EE UU, Hillary Clinton, advirtió la semana pasada ante el Senado de la necesidad de redoblar los esfuerzos militares y civiles para combatir a los talibanes en Pakistán. Según la responsable de Exteriores norteamericana, los radicales progresan a un ritmo que les convierte en una "amenaza global y existencial". Clinton cargó contra el Gobierno de Zardari por plegarse a los extremistas, según sus palabras.

El país centroasiático es el único de mayoría musulmana que posee armas nucleares y a su vez es caldo de cultivo del terrorismo de corte islamista. En los últimos meses, los radicales islamistas se han hecho fuertes ante el Gobierno paquistaní y han ganado terreno hasta el punto de tomar una región a solo 100 kilómetros de Islamabad, capital del país, aunque huyeron de la zona ante el envío de más tropas.