Activistas tailandeses obligan a suspender la cumbre asiática

Los manifestantes, que exigen la dimisión del primer ministro, han irrumpido en el hotel donde se celebra el encuentro

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva ha levantado el estado de emergencia seis horas después de haberlo decretado en la ciudad de Pattaya por las violentas protestas antigubernamentales al tiempo que comenzaba la cumbre de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) que ha tenido que ser suspendida.

En un comunicado leído en televisión, el jefe del Ejecutivo ha explicado que todos los representantes extranjeros que habían asistido a la reunión ya han sido evacuados. "He completado mi labor y he ordenado el levantamiento del estado de emergencia".

La cumbre ha sido cancelada esta mañana después de que los opositores al Gobierno de Tailandia, llamados camisetas rojas por el color de las prendas que visten, lograran paralizar este sábado una de las reuniones previstas en Pattaya, al sur del país. Los manifestantes bloquearon los accesos al hotel donde se celebraba el encuentro, lo que obligó al primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, a declarar el estado de excepción en la ciudad, ahora levantado y a evacuar a los mandatarios reunidos para la cumbre. Las protestas han provocado varios heridos.

Más información

Unos 300 detractores del Gobierno sobrepasaron el cordón policial sin apenas dificultad, rompieron las cristaleras de la primera planta del edificio e invadieron el recinto en el que estaban reunidos varios líderes de la ASEAN. "Abhisit tiene que dimitir, no representa al pueblo tailandés porque no ha sido elegido democráticamente. Exigimos elecciones anticipadas", ha dicho a los periodistas Pichet Suksindatch, uno de los cabecillas de los manifestantes, partidarios del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en el golpe de Estado perpetrado en 2006 por los militares.

Casi la mitad de los dirigentes abandonaron el lujoso hotel elegido como sede de la cumbre por la azotea, desde la que abordaron los helicópteros con destino a la base militar de U-Tapao, situada a las afueras del destino turístico.

Los activistas, que han permanecido más de una hora en el interior del hotel, impidieron el paso a las delegaciones de los gobiernos de Japón, China y Corea del Sur cuando se dirigían al hotel para reunirse, por separado, con dirigentes de los diez países que conforman la ASEAN.

El portavoz del Ministerio de Exteriores, Tharit Charungvat, ha asegurado que el objetivo de los manifestantes no era atacar a los delegados que participan en la cumbre sino simplemente "humillar" al Gobierno. La cancelación de la cumbre es otra demostración de la fuerte división que existe en Tailandia desde el golpe de estado que apartó del poder a Shinawatra, hoy en el exilio y condenado en rebeldía a dos años de prisión por un delito de corrupción.

16 países de Asia y Oceanía

En la 14ª Cumbre de la ASEAN participan los diez países miembros de esta organización (Indonesia, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia, Brunei, Vietnam, Laos, Birmania y Camboya), además de China, Japón, Corea del Sur, India, Australia y Nueva Zelanda, para discutir sobre asuntos comerciales, económicos y seguridad regional, principalmente. Durante la cumbre, la ASEAN tenía previsto firmar tratados de libre comercio con China y la India, los dos mayores mercados del mundo.

Los mandatarios llegaron ayer a Pattaya, a unos 180 kilómetros al este de Bangkok, a pesar de la amenaza de las manifestaciones por parte de los seguidores del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en 2006 tras un golpe militar. Las protestas persiguen forzar la renuncia de Vejjajiva, elegido en diciembre pasado por el Parlamento, y a quien los manifestantes acusan de haber sido nombrado por medio de procedimientos antidemocráticos.

Lo más visto en...

Top 50