Fidel Castro califica a España de "viejo imperio en muletas"

El ex presidente cubano desmiente que Cienfuegos y Miret hayan sido "destituidos" por su hermano Raúl

El ex presidente cubano, Fidel Castro, volvió ayer a las andadas y calificó a España de "viejo imperio en muletas", que ayuda al "corrupto, tambaleante y genocida imperio yanki", en su política contra Cuba.

En un artículo titulado La mentira al servicio del imperio, Castro desmiente que los dirigentes históricos, Osmany Cienfuegos (78 años) y Pedro Miret (82) recientemente cesados como vicepresidentes del Consejo de Ministros, hayan sido "destituidos" por su hermano Raúl Castro. El ex mandatario cubano asegura que estas dos figuras políticas llevaban tiempo alejados de sus cargos por diversas razones, incluyendo problemas de salud, en el caso de Miret.

"El compañero Raúl Castro, presidente del Consejo de Estado, no tiene responsabilidad alguna en esto. Se trataba, en ambos casos, de trámites simplemente legales", dijo en su columna, en la que expresó su afecto personal por ambos dirigentes a quienes reconoce su alto compromiso con la revolución.

"Pedro Miret es un magnífico compañero, con grandes méritos históricos al que todos respetamos y por el que siento gran afecto. Hace varios años, por razones de salud, no puede ocupar cargo alguno. No es justo presentarlo como un "destituido, sin consideración alguna", precisa. "Osmany Cienfuegos realizó importantes tareas y fue siempre y es, revolucionario", añade.

Además, Fidel Castro, que lleva dos años y medio sin aparecer en público debido a una grave enfermedad, cita declaraciones de Joaquín Roy, director del European Union Center, de Miami, a la agencia española EFE.

"La Unión Europea y España, no tienen inconveniente en trabajar conjuntamente con Estados Unidos pero, 'con cautela' para que no se dé a entender o se les acuse desde Cuba, de que siguen la guía de Washington" dijo Roy a Efe, según refiere Castro.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Nada han aprendido la superpotencia de Estados Unidos y la minipotencia española de la heroica resistencia de Cuba a lo largo de más de medio siglo", afirma. Y añade: "Más claro ni el agua: las ideas del viejo imperio español en muletas, tratando de ayudar al corrupto, tambaleante y genocida imperio yanqui".

España fue el país que más trabajó por lograr un cambio en la política europea hacia Cuba y el levantamiento de las sanciones diplomáticas adoptadas en 2003 como respuesta al encarcelamiento de 75 opositores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS