Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bomberos buscan a dos desaparecidos tras el derrumbe del archivo de Colonia

La causa más probable del accidente es la ampliación del sistema de metro de la ciudad

Los equipos de rescate han reanudado hoy la búsqueda de dos desaparecidos entre los escombros del Archivo Histórico de Colonia, que se derrumbó ayer y causó la pérdida de lo que se consideraba la "memoria" de la ciudad renana. Los desaparecidos serían dos hombres, inquilinos de la planta superior de un edificio vecino. Los empleados del archivo y las personas que consultaban documentos del mismo pudieron salvarse porque oyeron un ruido que anunciaba el derrumbe, dieron la alarma y evacuaron rápidamente el edificio. Anteriormente, la Policía había dado una cifra de nueve desaparecidos pero, paulatinamente, redujo el número.

Unos 200 rescatadores han trabajado toda la noche para impedir que el edificio se hundiera aún más, mientras que los bomberos comenzaron a recuperar los documentos desde el sótano de un edificio contiguo que no resultó destruido en el derrumbe del Archivo. La especulación sobre la causa del derrumbe se centra en el trabajo de construcción para el sistema de metro de la ciudad, cuya ruta pasa justo por debajo de los archivos.

Mientras tanto, los miembros del personal acusan a las autoridades de la ciudad de haber ignorado los informes anteriores de los daños que tenía el edificio. "Un técnico debe ser realmente estúpido si estos informes no se toman en serio", manifestó el ex director de un departamento en los archivos Eberhard Illner al diario alemán 'Kölner Stadt-Anzeiger', quien acusó a las autoridades de haber cometido una negligencia grave. Las autoridades de la ciudad, sin embargo, rechazan las acusaciones y alegan que los estudios anteriores realizados por expertos datan del pasado mes de diciembre y en ellos se afirmaba que las grietas que tenía el edificio no afectaban a su estructura. "De acuerdo con el conocimiento a día de hoy, el daño detectado entonces no es la causa del accidente", aseguró un responsable, Guido Kahlen.

El derrumbamiento ha provocado la caída de parte de las construcciones cercanas y, posiblemente, la pérdida de muchos de los documentos que había en el edificio, el más antiguo de los cuales data del año 922. Illner declaró a Deutsche Welle que el daño que han sufrido los archivos es mayor que el que sufrió la biblioteca histórica Duquesa Anna Amalia en Weimar hace varios años. "Estamos hablando de 18 kilómetros de anaqueles del material de archivo más valioso", aseguró. El valor estimado de los documentos ahí depositados asciende a 400 millones de euros.