Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades polacas exhumarán los restos del jefe de las Fuerzas Armadas durante la II Guerra Mundial

La investigación pretende determinar si su muerte se debió a un accidente o fue intencionada

Las autoridades polacas han decidido exhumar los restos del jefe de las Fuerzas Armadas de Polonia y primer ministro durante la II Guerra Mundial para esclarecer si su muerte fue intencionada. La decisión se ha tomado tras la reunión que han mantenido Janusz Kurtyka, presidente del Instituto para la Memoria Nacional, y el cardenal Stanislaw Dziwisz, quien finalmente ha dado luz verde a la investigación.

Kurtyka, que dirige el Instituto encargado de investigar los crímenes cometidos durante la ocupación nazi y el periodo comunista, ha anunciado que la tumba del general Wladyslaw Sikorski, fallecido en 1943 en un accidente de avión, se abrirá el 25 de noviembre en Cracovia para analizar sus restos mortales, que serán devueltos a su sepultura un día después.

El general Sikorski falleció el 4 de julio de 1943, cuando el aeroplano en el que viajaba se precipitó contra el mar Mediterráneo en extrañas circunstancias, momentos después de despegar del aeródromo de Gibraltar. Durante la Segunda Guerra Mundial, Sikorski fue jefe supremo de las Fuerzas Armadas polacas y primer ministro en el exilio, ya que Polonia permanecía ocupada por fuerzas alemanas y soviéticas.

La versión oficial sostiene que la colisión se produjo por un fallo del aparato, aunque numerosas teorías especulan sobre un posible sabotaje y sostienen que el militar pudo ser realmente asesinado por británicos, soviéticos u opositores polacos. Los investigadores esperan encontrar ahora una respuesta en el sepulcro de Sikorski, que se encuentra en la catedral Wawel de Cracovia.