Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bulgaria, Hungría y Croacia, los primeros vecinos de Serbia en reconocer Kosovo

Los tres estados destacan la importancia de que se proteja a la minoría serbia y sostienen que se trata de un "caso único"

Bulgaria, Hungría y Croacia serán los primeros países limítrofes con Serbia que reconocen la independencia de Kosovo, proclamada de forma unilateral por el Parlamento kosovar el pasado 17 de febrero. Las tres capitales lo han anunciado hoy en un documento. Hungría ya ha oficializado el reconocimiento, según ha informado la secretaria de Estado de Exteriores, Marta Fekszi.

El primero en hacer oficial una decisión que se ha adelantado esta mañana ha sido el Gobierno de Budapest, que prepara ya la documentación para entablar contactos diplomáticos. El reconocimiento húngaro puede suponer problemas para la minoría húngara de la provincia serbia de Vojvodina -unas 350.000 personas-, por lo que Budapest pide a Belgrado que prevenga eventuales agresiones.

En el documento conjunto emitido por las tres capitales, los tres países han anticipado el reconocimiento de Kosovo y aseguran que su decisión tiene en cuenta las conclusiones emitidas al respecto por la Unión Europea (UE) y el Consejo Europeo (CE). La mayoría de los países miembros de la UE han reconocido la independencia de la ex provincia Serbia, aunque algunos, como España, se niegan. Igualmente, subrayan, como ya hizo la propia Unión, que se trata de un "caso único" que no servirá de precedente para otras aspiraciones secesionistas y que se llegó a la independencia tras el fracaso de las negociaciones entre serbios y kosovares.

En la nota, Budapest, Sofía y Zagreb resaltan que las nuevas instituciones de Kosovo deberán garantizar los derechos de las minorías, en clara referencia a la minoría serbia que se concentra fundamentalmente en la zona norte de Kosovo, que ya ha sido escenario de enfrentamientos entre los serbios y las fuerzas internacionales que velan por la seguridad. Asimismo Hungría, Bulgaria y Croacia apoyan intensificar las relaciones entre Serbia y la UE, y su integración en la comunidad.

Hungría, Bulgaria y Croacia consideran que la estabilidad es lo más importante en la región del Sureste de Europa y que sus países cuenten con "claras perspectivas europeas". Por otra parte, los tres aseguran que colaborarán con la presencia internacional en Kosovo, basada en la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU de 1999.

El documento concluye con la afirmación de que los tres cuentan con el desarrollo de las relaciones basadas en la buena vecindad y con el fortalecimiento de "las relaciones con el pueblo serbio". De hecho, Bulgaria y Hungría -miembros de la UE- instan a que se firme "lo antes posible" el llamado Acuerdo de Estabilización y Asociación entre Serbia y la UE, que sería el primer paso para su futura adhesión al bloque.

Fuentes diplomáticas han indicado que el reconocimiento de Kosovo por parte de estos tres países puede ser un aviso a Serbia de que Europa sigue dispuesta a avalar al nuevo Estado. La posición de estos países respecto a Kosovo puede tener importantes repercusiones internas. Hasta la fecha, 29 países han reconocido a Kosovo, pero aún está pendiente una decisión en este sentido por parte de varios países vecinos de Serbia, como Rumania, Macedonia, que cuenta con un importante núcleo de población albanesa, Bosnia, que tiene una destacada entidad serbia, y Grecia, tradicional aliado de Serbia.

La ONU regresa a Mitrovica

La policía especial de la administración interina de la ONU en Kosovo (UNMIK) y las fuerzas de la policía multi-étnica de Kosovo (KPS) han vuelto este mediodía al norte de Mitrovica, donde el lunes pasado se produjeron graves incidentes que dejaron un agente de la ONU muerto y más de 130 heridos. Con motivo de esos incidentes, los policías de la ONU se retiraron, dejando la seguridad en manos de los soldados de la OTAN desplegados en Kosovo.

Hoy, "apaciguada" la situación, el portavoz de UNMIK, Aleksandar Ivanko, ha anunciado el repliegue de las fuerzas de la OTAN de esa ciudad, dividida entre serbios y albaneses por el río Ibar y el regreso de los policías de Naciones Unidas, según informa la agencia serbia Tanjug. "La decisión sobre el retorno de la policía regular de la ONU ha sido tomada por el comisario de la policía" ya que la situación "se que se ha apaciguado considerablemente desde el lunes", ha explicado Ivanko.

Más información