Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición keniana declara su victoria en las elecciones

Crece la tensión en Nairobi por el retraso en el anuncio.- La pugna electoral, la más disputada en la historia del país, enfrenta al presidente saliente con su antiguo aliado

En mitad de una jornada rodeada de tensión y violencia por saber quién gobernará Kenia, la oposición keniana, que representa al millonario Raila Odinga, ha declarado su victoria en las elecciones presidenciales del jueves a partir de los resultados parciales dados a conocer por la Comisión Electoral.

MÁS INFORMACIÓN

En mitad de una jornada rodeada de tensión y violencia por saber quién gobernará Kenia, la oposición keniana, que representa al millonario Raila Odinga, ha declarado su victoria en las elecciones presidenciales del jueves a partir de los resultados parciales dados a conocer por la Comisión Electoral. Por su parte, el presidente de la Comisión, Samuel Kivuitu, ha afirmado que, al ritmo actual, los resultados finales de las elecciones del jueves no podrán ser entregados hasta mañana.

Según los últimos resultados dados a conocer por la Comisión Electoral, Odinga tiene 3,7 millones de votos, mientras que el presidente saliente, Mwai Kibaki, cuenta con 3,4 millones, con el recuento cerrado en 159 de las 210 circunscripciones. Estos datos han llevado a los miembros de campaña de Odinga ha declarar la victoria. "Confiamos en que Odinga ha ganado las elecciones", ha asegurado el jefe de campaña del líder opositor, Mohamed Isahakia.

La pugna electoral enfrenta al presidente saliente, Mwai Kibaki, contra su antiguo aliado, Odinga, y supone la primera vez que un presidente en funciones disputa con un rival creíble desde las cuatro décadas de historia de Kenia. Además, se espera que varios aliados de Kibaki en el Parlamento pierdan sus escaños. Aparte de las rivalidades políticas existen diferencias tribales, porque Odinga es de la etnia Luo y el presidente Kibaki es Kikuyo, históricamente enfrentados en Kenia.

Disturbios en Nairobi

En los últimos días, la tensión no ha dejado de crecer en Kenia por el retraso en el anuncio de las elecciones presidenciales, las más disputadas en la historia del país. Miles de partidarios de grupos políticos y etnias rivales, muchos de ellos armados con machetes, se han echado a las calles y están protagonizando enfrentamientos con piedras y a palos cerca de un populoso barrio de la capital, Nairobi, mientras policías y militares intentan separar a los dos bandos.

Los disturbios se registran a las puertas de la Universidad de Ciencias de Kenia, muy cerca de la barriada pobre de Kibera, habitada por millón y medio de personas y que en los comicios del jueves ha respaldado a candidatos de la oposición. Jóvenes con machetes se han tomado las calles mientras algunas personas han colocado barricadas improvisadas.

Los choques han sido protagonizados inicialmente por unos 300 seguidores de la oposición, que han bloqueado la salida del material de escrutinio de la Universidad hacia la sede de la Comisión Electoral. Paul Simba Arati, candidato de la oposición a uno de los puestos administrativos que se eligieron en las elecciones del jueves -al margen de los diputados y del presidente-, ha dicho que la protesta se debe a supuestas irregularidades en el escrutinio de los votos. Ambos grupos han comenzado lanzándose piedras y peleándose a palos. Rápidamente han llegado más partidarios y en los enfrentamientos callejeros terminaron por involucrarse miles de personas.

Las fuerzas de seguridad, inicialmente a cargo de unos 40 policías, han sido reforzadas por dos camiones de soldados que intentan separar a ambos bandos. En este poblado, situado a unos 35 kilómetros de la capital, cientos de personas se han concentrado a lo largo de la carretera principal y están apedreando a los coches a su paso. "Están saqueando casas y apedreando coches", ha relatado a AP un testigo por teléfono.