Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Musharraf se despide del Ejército en vísperas de su jura como presidente civil

El general paquistaní asumirá un segundo mandato sin controlar directamente el mando militar

El general Pervez Musharraf se ha despedido hoy del Ejército paquistaní en vísperas de su renuncia como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, tras la cual asumirá un segundo mandato presidencial ya como civil, sin controlar directamente el mando militar. Tras nueve años en la jefatura del Ejército y 43 entre sus filas, Musharraf ha dicho adiós a una de las instituciones más poderosas de Pakistán con una visita a los cuarteles del Estado Mayor, donde ha sido recibido por el presidente del Comité de la Jefatura, Tariq Majyd, y ha pasado revista a las tropas.

Musharraf ha agradecido a los soldados su cooperación y sacrificio por el país al hacer frente a "amenazas externas e internas" y ha hecho especial hincapié en la lucha antiterrorista. El general ha subrayado que el Ejército se ha alzado siempre para garantizar la soberanía y la independencia del territorio paquistaní.

Vestido con traje militar, el general también se ha trasladado a los cuarteles de la Marina y las Fuerzas Aéreas, donde ha mantenido un encuentro con sus principales mandos y ha recibido varios regalos.

Última reunión

Antes de dejar el mando, Musharraf presidirá mañana la última reunión de la cúpula militar en Rawalpindi, ciudad cercana a Islamaad. Posteriormente, se celebrará una gran ceremonia en la que Musharraf cederá el mando al actual subjefe del Ejército, Ashfaq Pervez Kiyani, uno de sus hombres más leales y hasta septiembre pasado director de los servicios secretos ISI.

Uno de los líderes de la formación de Musharraf, la Liga Musulmana de Pakistán-Q, Rashid Ahmed, ha señalado al canal Geo TV que tras estos movimientos la política paquistaní necesita nuevas claves interpretativas, ya que está naciendo un nuevo "triángulo", en alusión a los tres cargos más importantes del país: el presidente, el primer ministro y el jefe del Ejército. También ha llamado a los partidos a participar en las elecciones legislativas de enero, que serán "libres, justas y transparentes", y ha dicho que las garantías constitucionales se restaurarán cuando la situación mejore en la zona fronteriza con Afganistán, donde los atentados contra las fuerzas de seguridad paquistaníes son constantes.

Ahmed ha asegurado que el estado de excepción que rige en el país no afectará a las elecciones, dado que en el pasado ya se han celebrado en estas condiciones, y ha expresado su convicción de que la Liga Musulmana-Q se impondrá en los comicios. Musharraf impuso esta medida el pasado 3 de noviembre y descabezó a la cúpula del Tribunal Supremo, en una maniobra que le sirvió para allanarse el camino hacia la Presidencia.