Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Putin culpa a EE UU de la ausencia de observadores en las elecciones rusas

La OSCE suspendió hace unos días la supervisión de los comicios por las trabas puestas por Moscú.- Washington califica las declaraciones como "retórica electoral"

El tira y afloja de Rusia con EE UU se ha cobrado un nuevo capítulo con las declaraciones del presidente ruso, Vladimir Putin, al afirmar que la Oficina de Defensa de la Democracia y Derechos Humanos, organismo dependiente de la OSCE, se abstuvo de enviar observadores a las elecciones parlamentarias rusas del próximo domingo por recomendación e influencia de Estados Unidos.

"Según datos que obran en nuestro poder, esto (el no enviar observadores) se ha hecho por recomendación del departamento de Estado de EE UU", ha dicho el jefe el Kremlin, citado por la agencia de noticias rusa Interfax. Además, Putin ha añadido que su gobierno dispone de información "absolutamente fidedigna" de que la decisión de la Oficina internacional, que ha sorprendido a muchos países europeos, ha sido auspiciada por la administración norteamericana tras la crisis abierta entre ambos países por el escudo antimisiles que EE UU quiere implantar en las fronteras rusas.

Washington ha rechazado hoy esas acusaciones y ha calificado a las declaraciones de Putin de "retórica electoral", según el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack. El funcionario ha agregado que aunque la Casa Blanca apoya la decisión de la OSCE, no ha influenciado en ella.

Según comunicó la OSCE hace unos días, las trabas puestas por el régimen ruso a la misión de observación y supervisión de las elecciones a la Duma obligaron al organismo a suspender su presencia. En las elecciones de 2003, la OSCE contó con más de 400 observadores en Rusia y ahora el régimen de Putin sólo aceptaba 70 y estaba retrasando los visados. Desde la OSCE se decidió suspender la misión días antes de las elecciones.

Barroso se queja de la mano dura rusa

Tras las jornadas de protestas vividas el pasado fin de semana en Rusia, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ha dicho que está muy consternado por "la mano dura" con la que intervino la policía rusa contra los opositores al gobierno de Putin. Barroso ha querido señalar que los congregados rusos estaban en su derecho de manifestarse libremente sin necesidad de una carga policial tan violenta.

El pasado fin de semana centenares de manifestantes fueron detenidos, entre ellos el líder del Frente Cívico Unido (FCU), Gari Kaspárov. Los opositores aseguraron que desde el gobierno habían autorizado el mitin pero en cambio la policía reprimió con fuerza a los manifestantes. Las autoridades de Moscú acusaron a los organizaciones de "provocación" al intentar convertir el acto en una marcha por las calles de la capital.