Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pakistán, apartado temporalmente de la Commonwealth

Musharraf sortea el último obstáculo legal para ser reelegido presidente

Los 53 países que componen la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth) se han reunido este jueves en Kampala (Uganda) y han decidido sancionar a Pakistán con la expulsión temporal como estado miembro. La organización justifica su drástica decisión en el fracaso de Pervez Musharraf en establecer una fecha límite para levantar el actual estado de excepción y dejar de ser el jefe del Ejército.

La Commonwealth había puesto de plazo hasta este jueves para que Musharraf levantara el estado de emergencia que decretó el pasado 3 de noviembre, una polémica decisión que ha chocado con el frontal rechazo de la comunidad internacional.

"La suspensión de Pakistan depende del restablecimiento de la democracia y el Estado de Derecho", ha dicho el secretario general de la Commonwealth, Don McKinnon, en una comparecencia pública en la que ha leído un comunicado.

El castigo de la Commonwealth llega horas después de que Musharraf sorteara el último obstáculo para ser reelegido presidente en las elecciones generales previstas para enero. El nuevo Tribunal Supremo de Pakistán, formado después del establecimiento del estado de excepción con jueces afines a Musharraf, ha desestimado hoy el sexto y último recurso que cuestionaban la legitimidad de su candidatura en las presidenciales ganadas el pasado 6 de octubre.

"Queda desestimado", ha dicho el magistrado Abdul Hamid Dogar sobre este recurso que quedó pendiente de los seis que presentó la oposición cuestionadno la legalidad de la candidatura de Musharraf por presentarse a las elecciones ejerciendo el cargo de jefe del Ejército. Con esta decisión el actual presidente paquistaní tiene vía libre para tomar posesión en un segundo mandato presidencial.

Además, Musharraf ha aprobado una enmienda constitucional en la que se estipula que el estado de excepción fue decretado de forma "válida" y que "no será puesta en cuestión por ningún tribunal o foro". Con la enmienda, según los analistas, Musharraf desactiva la posibilidad de ser acusado de traición en razón del artículo 6 de la Constitución vigente hasta el 6 de noviembre.

"Todas las demás decisiones tomadas con relación al estado de excepción serán consideradas como válidas", añadió el decreto aprobado anoche.

Una decisión "válida"

En una entrevista concedida a la cadena británica de televisión BBC, Musharraf había admitido que la declaración del estado de excepción no había sido constitucional, aunque defendió la medida por considerarla en "interés del país". "La orden presidencial ha ratificado y ha dado validez a la acción tomada el 3 de noviembre por el jefe del Ejército", dijo el fiscal general de Pakistán, Malik Qayyum, un colaborador de Musharraf.

Musharraf, que había invocado el estado de excepción en razón de su cargo al frente del Ejército, suspendió la Constitución y aprobó una Carta Magna provisional con la que se concedió poderes para enmendar la Constitución suspendida. De acuerdo con esta orden, llamada Orden de Enmienda Constitucional 2007, el Tribunal Supremo, compuesto por jueces afines al presidente, podrá retirar cualquier recurso o apelación contra la declaración del estado de excepción. Con la ordenanza, la Comisión Electoral, encargada de conducir al país a las elecciones del próximo día 8 de enero, pasa de tener cuatro a cinco miembros.