Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

México, en versión original

El director Rigoberto Castañeda intenta evitar que 'Km 31' sea doblada al "español de España"

El joven realizador mexicano Rigoberto Castañeda lucha por evitar que su filme Km 31, rodado en México y con una historia que se desarrolla enteramente en aquel país, sea doblado al "español de España" como pretende, dice, la coproductora y distribuidora Filmax.

El filme se estrenó ayer en Reino Unido, donde se han logrado vender cincuenta copias, todo un éxito para una película en lengua extranjera. Mientras tanto se ha convertido ya en la producción más taquillera de la historia en México después de El crimen del padre Amaro y Una película de huevos, esta última, de dibujos animados.

Allí ha superado incluso a Amores perros, de Alejandro González Iñárritu, y El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro, otras dos películas que han hecho que el mundo se fije en los nuevos talentos de ese país latinoamericano. En declaraciones antes del estreno londinense de Km 31, Castañeda señala que el argumento esgrimido por Filmax para "doblar" su película es que así se la "acerca más al público español".

Son razones que el realizador mexicano no entiende: "En España se han visto en televisión culebrones latinoamericanos. Me parece un absurdo absoluto. Es ir en contra de la película, que parte de una leyenda mexicana. Además, en el diálogo se mencionan lugares que existen en la ciudad de México".

Castañeda afirma que lo que deben hacer los creadores españoles y latinoamericanos es unirse para crear "una fuerza poderosa de mercado" frente a la industria estadounidense, y que ello requiere aceptar los acentos de los distintos países de habla hispana.

El actor español Adrià Collado, que asistió ayer también al estreno, apoya el que Castañeda defienda la "versión original, que le da a la película su riqueza". "Es el mismo idioma, y no está justificado el doblaje. Con todo el respeto para los profesionales del doblaje, una voz doblada no transmite de igual forma los sentimientos. Ésta es la película de Castañeda, es su obra y hay que respetarla", señala Collado. El realizador está recabando mientras tanto firmas de amigos de la industria en México y otras partes que apoyan su postura en ese tema.

Ese pequeño disgusto no le impide, sin embargo, seguir trabajando en otros proyectos, y así acaba de terminar un filme de suspense psicológico titulado Black-out, rodado en Los Ángeles y Barcelona, con guión de Ed Dougherty y actores estadounidenses: Amber Tamblyn, Aidan Gillen y Armie Hammer.

"Me han ofrecido varios guiones en EE UU y tengo también tres guiones propios por terminar y que voy a empezar a mover a final de este año", señala. "Dos de ellos son coproducciones con España, mientras que el tercero es un tema muy mexicano", agrega Castañeda, según el cual uno de sus guiones es la segunda parte de Km 31, mientras que para otro ya tiene título: Alegorías.