Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Musharraf promete restaurar la democracia tras las elecciones generales de enero

El presidente de Pakistán declara el estado de excepción y releva al presidente del Supremo.- La decisión coincide con la decisión del alto tribunal sobre la validez de su reelección

El presidente de Pakistán, el general Pervez Musharraf, ha decretado hoy el estado de excepción en el país y ha anunciado un "nuevo orden constitucional provisional" después de suspender la Constitución. Musharraf ha afirmado en un discurso televisado que espera que las libertades democráticas sean restauradas tras las elecciones generales, previstas en un principio para enero de 2008. El general aseguró que el país vive una coyuntura "peligrosa" y que los extremistas islámicos estaban amenazando la autoridad del Gobierno.

En su mensaje, transmitido por Pakistan TV horas después de la declaración del estado de emergencia y de la suspensión de la Constitución, ha culpado también al Tribunal Supremo de bloquear la acción de gobierno y ha acusado a algunas emisoras de televisión privadas de contribuir al estado de incertidumbre. La medida ha sido justificada por "el visible aumento de las actividades extremistas", y ante la "interferencia" de "ciertos miembros del Poder Judicial" en las actividades del Gobierno.

El anuncio del estado de excepción ha sido difundido por la televisión estatal. Poco antes, se cortaron las retransmisiones de las principales televisiones privadas del país en las ciudades de Islamabad, Lahore y Karachi, mientras algunos residentes en Islambad denunciaron también el bloqueo de los servicios telefónicos.

La decisión coincide con el proceso en el Tribunal Supremo sobre la validez de la reelección de Musharraf, el pasado 6 de octubre, para un nuevo mandato presidencial de cinco años. Los rumores sobre la inminente declaración del estado de excepción en Pakistán habían circulado intensamente en los últimos días ante la posibilidad de que el Supremo decidiera en contra de Musharraf, lo que obligaría a repetir la elección presidencial.

Magistrados bajo custodia

Musharraf ha nombrado al magistrado Abul Hameed Dogar nuevo presidente del Tribunal Supremo en sustitución de Iftikhar Chaudhry, puesto "bajo custodia" poco después de que se declarara el estado de excepción en el país.

Chaudhry, que a principios de este año fue la cabeza visible de un movimiento sin precedentes de contestación a Musharraf, había declarado inconstitucional, junto con otros ocho magistrados, la proclamación del estado de excepción.

Antes de su arresto, Chaudhry y los otros ochos magistrados declararon ilegal e inconstitucional el nuevo orden proclamado por el régimen de Musharraf, han añadido las fuentes, que también han denunciado que el Gobierno ha suspendido la emisión de los medios independientes para evitar la difusión de esta información.

La Asociación de Magistrados del Tribunal Supremo ha decidido desafiar la declaración del estado de excepción y ha anunciado que se opondrá a cualquier acción extra-judicial y extra-constitucional. Estaba previsto que el Supremo se pronunciase en los próximos días sobre la legalidad de la reciente reelección de Musharraf para un nuevo mandato presidencial de cinco años.

En los últimos meses el régimen de Musharraf ha tenido encontronazos sin precedentes con el poder judicial, que se desataron con el fallido intento del presidente de suspender de su cargo al presidente del Supremo, conocido por haber tomado varias decisiones en contra del Gobierno.

Aterriza Bhutto

La ex primera ministra y líder opositora Benazir Bhutto ha regresado a Pakistán tras conocerse la decisión del Gobierno de imponer el estado de emergencia y suspender la Constitución. Bhutto ha aprovechado para condenar la medida aprobada por el Musharraf, que ha calificado de cuasi dictatorial. "A menos que el general Musharraf de marcha atrás será muy difícil que se celebren elecciones imparciales", ha afirmado. Bhutto ha asegurado que ha vuelto al país para subir la moral del pueblo paquistaní.