Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush declara el estado de emergencia por los incendios en California

Evacuadas más de 500.000 personas y mil viviendas quedan calcinadas.- Los fuertes vientos complican la extinción

Más de una docena de incendios siguen activos en California después de haber arrasado un millar de casas y devorado más de 100.000 hectáreas de la zona montañosa del sur de California. El presidente de EE UU, George W. Bush, ha declarado el estado de emergencia en la zona y ha enviado a dos altos funcionarios para ayudar a las autoridades locales a luchar contra las llamas. Más de 500.000 personas han tenido que ser evacuadas de la región de San Diego por los incendios que, alimentados por fuertes vientos, han devastado la costa californiana desde Los Ángeles y San Diego hasta la frontera de México.

MÁS INFORMACIÓN

El Gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, había pedido ya esta mañana la ayuda de la Guardia Nacional (una especie de ejército que actúa sólo en el interior) para hacer frente a las llamas. Con la declaración del estado de emergencia por parte del presidente, el Gobierno puede enviar asistencia federal. De hecho, Bush ha enviado a San Diego al secretario de Seguridad Interior, Michael Chertoff, y al administrador de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias, David Paulison, para coordinar la ayuda federal. "Todo el país está preocupado por las muchas familias que han perdido sus casas", ha dicho Bush.

Son muchas. Hasta 700 casas han sido pasto de las llamas de la docena de incendios que asolan la zona desde el domingo, cuando se declaró un primer incendio en Malibú, donde se ubican las mansiones de muchas estrellas de Hollywood. Más de 5.000 bomberos, con el apoyo de aviones, helicópteros y todo tipo de maquinaria pesada, luchan contra las llamas. Schwarzenegger llamó ayer a unos 1.500 efectivos de la Guardia Nacional, incluyendo 200 desde la frontera con México para ayudar en las tareas de extinción y evacuación.

Pero las condiciones meteorológicas son adversas, con vientos secos de más de 80 kilómetros por hora que, unidos a la sequía en la zona, hacen muy difíciles las labores de extinción. Los bomberos esperan que hoy se atenúen los famosos vientos de Santa Ana, que soplan en la zona en esta época del año, lo que podría ayudar en las tareas de extinción.

Aunque sólo una persona ha resultado muerta, el alcalde de San Diego ha pedido ayuda para atender a los damnificados que se hacinan en los refugios, especialmente ropa y comida. Chertoff ha partido hacia la zona con un cargamento de suministros, entre ellos 25.000 catres y mantas. En una imagen que recuerda al paso del Katrina, se ha habilitado un estadio de fútbol americano en San Diego para dar refugio a unas 10.000 personas.

El Departamento de Agricultura se encargará de enviar agentes forestales, aviones cisterna y helicópteros para combatir el fuego desde el aire. Los estados vecinos de Nevada y Arizona han enviado también equipos de bomberos y equipamientos.

No obstante, los fuegos han obligado a cortar carreteras y autovías, muchos alumnos se han quedado sin escuela y muchos negocios no han podido abrir. Densas columnas de humo son visibles desde kilómetros, incluso desde el espacio, como muestran las fotos por satélite.