Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los talibanes liberan a dos surcoreanas enfermas

Los rebeldes aseguran que los otros 19 secuestrados "volverán a casa" si son canjeados por 21 presos islamistas

El mulá Qari Bashir, uno de los dos dirigentes de los talibanes que desde ayer participan junto con cuatro funcionarios surcoreanos en las negociaciones para la liberación de los 21 misioneros apresados desde el pasado 19 de julio, ha asegurado que los rehenes serán puestos en libertad "con toda seguridad hoy o mañana" si son canjeados por 21 presos islamistas. Como "gesto de buena voluntad", los talibanes han decidido liberar a dos surcoreanas enfermas "sin condiciones".

"Si Dios quiere, el Gobierno (afgano) y el Gobierno de Corea lo aceptarán. Definitivamente estas personas serán liberadas. Si Dios quiere nuestros amigos (los talibanes presos) serán liberados", ha indicado Bashir ante la sede de la Media Luna Roja en Ghazni, donde se celebran las negociaciones.

El dirigente talibán ha asegurado que el estado de salud de los rehenes es bueno y no corren ningún peligro. "Están sanos, felices y seguros", ha afirmado Bashir que, al ser preguntado por el momento en el que serían liberados los coreanos, ha indicado que "con un poco de suerte, hoy o mañana". "Soy muy optimista. Las negociaciones prosiguen por una senda muy positiva", ha sentenciado.

Desde el lado surcoreano no son tan optimistas. "Una rápida liberación es algo positivo, pero no creemos que haya altas posibilidades de que sean liberados rápidamente", ha dicho a los periodistas el portavoz de Presidencia, Cheon Ho Seon, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap. También se ha mostrado muy cauto el gobernador de Ghazni, Merajuddin Pattan, que ha indicado en declaraciones a la CNN que "la negociación todavía continúa" y que aún "no se ha logrado ningún resultado".

El grupo de misioneros cristianos surcoreanos, que originalmente estaba formado por 23 personas, fue apresado en Afganistán el pasado 19 de julio cuando viajaba en autobús de Kabul a Kandahar. Dos de los 23 secuestrados en un principio fueron asesinados por los talibanes tras sendas advertencias para acceder a sus peticiones. De los 21 retenidos, la mayoría de ellos, concretamente 18, son mujeres.