Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno chino cierra 180 fábricas de comida por utilizar sustancias nocivas

China reconoce por primera vez que las contaminaciones en su industria alimentaria "no son un caso aislado"

China ha reconocido hoy, y por primera vez, que el uso de sustancias nocivas para el consumo humano en su sector alimentario no es un caso aislado. El anuncio ha llegado después de que se cerraran 180 fábricas de comida en todo el país tras una campaña contra esta lacra, que ha provocado víctimas mortales tanto en China como en varios países del mundo.

"No se trata de casos aislados", subrayó hoy al anunciar los resultados de la investigación Han Yi, responsable de la Administración de Supervisión de la Calidad, Inspección y Cuarentena. La campaña, que se llevó a cabo entre diciembre y mayo, fue lanzada a raíz de varios escándalos en el sector nacional, como la venta de leche adulterada para niños, que se saldó con la muerte de varios bebés o del jarabe contaminado que acabó con la vida de 104 personas en Panamá.

Durante las inspecciones, las autoridades descubrieron el uso de sustancias tóxicas como tintes, aceites minerales, parafina, malaquita verde (cancerígena) y formaldehído en caramelos, encurtidos, galletas, setas, semillas de melón, tofu y pescado.

Once de las empresas cerradas han sido llevadas ante los tribunales, añadió Han. Las inspecciones, dijo, continuarán y se centrarán ahora en la carne, productos lácteos, bebidas, salsa de soja y aceites. Según el funcionario, la mayoría de plantas clausuradas eran pequeñas o no tenían licencia, un tipo de factorías que, según datos oficiales, suponen un 75 por ciento del sector alimentario chino.

En 2006, las autoridades chinas localizaron 68.000 casos de falsos alimentos y requisaron 15.500 toneladas que no cumplían con los estándares sanitarios.

Hasta los Estados Unidos

La falta de seguridad de los productos alimenticios chinos ha traspasado también las fronteras del país, con casos como la muerte de varias mascotas en EEUU a causa de un pienso importado desde China contaminado con melanina. En los últimos meses Washington ha prohibido además varios productos procedentes del país asiático como el rape, la anguila y zumos de frutas en los que se hallaron aditivos tóxicos.

Las leyes chinas de higiene alimentaria y contra el crimen prohíben el uso de ingredientes químicos o nocivos en la producción de alimentos, y los infractores pueden enfrentarse hasta a una sentencia de pena de muerte en los casos en los que hayan causado víctimas.