Elecciones presidenciales en Francia

El modelo económico y social centran el duelo televisivo de Sarkozy y Royal a cuatro días de la segunda vuelta

Los candidatos han hablado también de la entrada de Turquía en la UE, sobre la que tienen opiniones opuestas

La semana laboral de 35 horas implantada en Francia por el anterior Gobierno de izquierdas y las fórmulas para reducir la deuda y relanzar el crecimiento han ocasionado fuertes encontronazos en el duelo televisado de los candidatos al Elíseo, el conservador Nicolas Sarkozy y la socialista Ségolène Royal, a cuatro días de la segunda vuelta de las presidenciales. Los candidatos han hablado también de la entrada de Turquía en la Unión Europea, sobre la que tienen opiniones opuestas.

Más información

Las 35 horas semanales son "una catástrofe generalizada para la economía francesa" y en especial para los hospitales, puesto que los han "desorganizado", ha dicho Sarkozy al entrar en el segundo tramo del debate, dedicado a la las cuestiones económicas y sociales. "¿Si tanto daño han hecho, por qué no las han eliminado?", ha respondido la candidata socialista a Sarkozy, tras recordarle que el Gobierno conservador al que él ha pertenecido hasta finales de marzo pasado ha tenido casi cinco años para suprimir las 35 horas.

Royal ha reconocido que la ley de aplicación de las 35 horas es "muy rígida", especialmente en lo que respecta a las pymes, pero ha defendido la "importante conquista social" que supuso esa reforma estrella del Ejecutivo de izquierdas del socialista Lionel Jospin (1997-2002). Ha dejado claro, no obstante, que si es elegida presidenta de Francia el próximo 6 de mayo "no habrá generalización de las 35 horas" si los agentes sociales (sindicatos y patronal) no se ponen "de acuerdo sector por sector" de la actividad económica.

La entrada de Turquía en la Unión Europea ha sido otro tema discutido en el debate entre los candidatos a la presidencia. Sarkozy ha rechazado la posibilidad de que el país euroasiático pueda entrar algún día en la UE, mientras que la socialista Royal se ha mostrado partidaria de proseguir el diálogo con Ankara.

Zapatero, en boca de los dos candidatos

Como ataque a la reforma de las 35 horas, Sarkozy ha replicado que "ningún país del mundo" la ha copiado y que incluso, el presidente del Gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, le había dicho personalmente que nunca aplicaría una medida similar en España. Si gana, Sarkozy ha avanzado que no tocará las 35 horas, "se quedarán al mismo nivel que el descanso semanal", pero para contrarrestar su efecto exonerará las cargas sociales de las horas extraordinarias para las empresas y del impuesto sobre la renta para los contribuyentes. "Yo también he hablado con Zapatero" y con otros líderes europeos, le ha replicado Royal, quien ha dicho a Sarkozy que su propuesta de exoneración de horas extraordinarias costará 5.000 millones de euros al Estado y además es "peligrosa" porque no generará empleo.

La candidata se ha comprometido a poner el crecimiento económico francés a un ritmo de crucero anual del 2,5% del Producto Interior Bruto (PIB) y destinar todo lo que exceda esa cifra a la reducción de la deuda pública. Su fórmula para conseguirlo -dijo- será establecer "un nuevo pacto con las empresas", especialmente con las pymes a las cuales destinará la mayoría de las ayudas públicas, así como luchar contra el "despilfarro" del dinero público.

Muy combativa durante el debate, Royal ha sido objeto de los reproches de un Sarkozy sereno y a la defensiva que le espetó en varias ocasiones la falta de "precisión" de sus propuestas. Sarkozy, por su parte, ha reiterado su determinación de "revalorizar el trabajo" y permitir "a los que quieren ganar más que trabajen más" para aumentar así el poder adquisitivo y con él el crecimiento.

El conservador sigue a la cabeza

Por el momento, los sondeos previos a este debate siguen situando a Sarkozy a la cabeza en la carrera hacia la jefatura del Estado. La última encuesta conocida hoy asegura que el ex ministro del Interior logrará el domingo un 52% de los votos frente al 48% de la aspirante socialista, Ségolène Royal. No obstante, el duelo televisivo que ambos candidatos han protagonizado esta noche puede marcar un antes un después. Las encuestas muestran cómo Royal se acerca cada vez más a su adversario en la lucha por la presidencia de Francia. Si el pasado lunes, el Instituto BVA le daba el 47% de los votos frente a los 53% del líder del UPM, dos días más tarde la socialista recorta distancias.

Una tradición desde 1975

Los debates entre aspirantes a la presidencia de Francia se celebran con gran expectación desde 1975; no obstante, para el secretario general de los socialistas franceses, François Hollande -compañero sentimental de Royal- el de esta noche puede ser el más importante "desde 1981" (año en el que el socialista François Mitterrand ganó las elecciones), pues "sabemos que la elección está abierta".

Sarkozy ha prometido "una ruptura" si resulta finalmente elegido, tras una campaña que ha destacado por su propuesta en seguridad, inmigración y una reforma económica liberal. Royal, por su parte, ha prometido ser la presidenta de una "Francia apaciguada", propone una reforma profunda de las instituciones y una "democracia participativa". En su programa destacan también las reformas sociales.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50