EE UU cree que las conversaciones con Irán sobre la situación en Irak están siendo "constructivas y eficaces"

Comienza en Bagdad la reunión que sienta en la misma mesa a EE UU, Irán y Siria contra la violencia sectaria

"La reconciliación es la llave para salvar Irak". Son palabras del primer ministro iraquí, Nuri al-Maliki, encargado de abrir la reunión que se celebra en Bagdad entre los miembros permanentes del Consejo General de la ONU y los países fronterizos de Irak. Pero toda la atención está centrada en tres de los asistentes: una mesa en torno a la cual se sientan Estados Unidos, Irán y Siria. Esta tarde, el embajador estadounidense saliente en Irak, Zalmay Khalilzad, ha indicado que las conversaciones sobre Irak con los iraníes están siendo "constructivas y eficaces".

Más información
Un grupo armado amenaza con matar a una rehén alemana y a su hijo

El objetivo del encuentro es hallar una salida a la violencia sectaria en el país, tratar de evitar que el conflicto entre suniés y chiíes se extienda más allá de las fronteras de Irak y preparar una conferencia de ministros de Asuntos Exteriores para avanzar hacia la seguridad del país mesopotámico. Pero en realidad, el acuerdo entre los participantes en la cumbre de Bagdad no parece fácil, precisamente por la tensión que existe entre Washington, Teherán y Damasco.

El encuentro se celebra en la sede del Ministerio de Exteriores de Irak. Su titular, Hoshiyar Zebari, ha leído unos versos del corán y ha dado la bienvenida a los asistentes: Irán, Turquía, Siria, Kuwait y Arabia Saudí, como países vecinos de Irak, y Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido, como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Además, participan en el encuentro la Liga Árabe, la Organización de la Conferencia Islámica, Egipto y Bahrein.

En su discurso, Maliki ha explicado la intención de Irak de “recuperar el papel pionero en la región después de la dictadura y de una serie de guerras". Ha insistido en que el terrorismo ha intentado "sembrar el sectarismo" y ha obstaculizado la marcha de la reconstrucción nacional; además, ha pedido a los países que no intervengan en los asuntos internos del país. En este sentido, ha insistido en que el plan de seguridad para Bagdad y sus alrededores -que entró en vigor el pasado 14 de febrero- está dirigido contra los que actúan fuera de la ley, sean del credo que sean, y ha mostrado ejemplos de que el plan está funcionando. Según ha avanzado, esta estrategia para recuperar la seguridad en la capital, se extenderá a todo el país en las siguientes etapas.

"El terrorismo que sufre Irak es el mismo que han sufrido Arabia Saudí, Egipto, Jordania, Madrid con las explosiones en los trenes, o las torres gemelas de Nueva York", ha dicho.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
El dirigente inaugura la reunión entre los miembros permanentes del Consejo General de la ONU y los países fronterizos de Irak.
El dirigente inaugura la reunión entre los miembros permanentes del Consejo General de la ONU y los países fronterizos de Irak.EFE

Un coche bomba salpica el encuentro

Más de 25 personas han muerto y otras 40 se encuentran heridas tras la explosión de un coche bomba a tan sólo tres kilómetros del ministerio de Asuntos Exteriores, donde se encuentran reunidos los líderes de la ONU y de los países que rodean Irak. El ataque ha tenido lugar en el barrio chií de Ciudad Sader, al este de la capital, y ha alcanzado a una patrulla iraquí.
Horas antes, fuerzas especiales iraquíes respaldadas por soldados de Estados Unidos detenían a seis sospechosos de formar parte del Ejército del Mahdi, según informó el mando militar de EE UU en un comunicado. Los sospechosos están acusados de coordinar y llevar a cabo secuestros y asesinatos de civiles iraquíes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS