Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El autor del informe sobre los vuelos de la CIA asegura que se conocerá más sobre el asunto

La versión aprobada hoy elimina críticas y la posibilidad de sanciones para varios Estados miembros

El autor del informe del Parlamento Europeo sobre los prácticas ilegales de la CIA en la lucha contra el terrorismo, el socialista italiano Giovanni Fava, considera que este texto "abre la puerta" a próximas revelaciones. "Vamos a saber más de lo que está escrito aquí", adelantó en rueda de prensa Fava, que citó recientes informaciones sobre vuelos estadounidenses entre Guantánamo y bases militares en Europa, entre ellas las españolas de Rota (Cádiz), Morón de la Frontera (Sevilla) y Torrejón de Ardoz (Madrid).

La razón por la que se va a conocer más sobre el tema es que, al redactar el informe, Fava no conocía estos datos, sólo trabajó con registros que se ceñían a la aviación civil, aunque posteriormente supo por "otras fuentes de información" de la existencia de estos enlaces militares.

De hecho, Fava trató ayer, durante la votación del informe (que obtuvo 382 votos a favor, 256 en contra y 74 abstenciones), de plantear una enmienda oral para incluir en el texto una mención a estos vuelos militares. Sin embargo, acogiéndose a una cláusula del reglamento de la Cámara, más de 40 eurodiputados conservadores se opusieron a la presentación de la enmienda e impidió su voto.

Fava aceptó, por otro lado, dos enmiendas de los socialistas alemanes que pasaron por alto referencias a las implicaciones del Gobierno alemán en el asunto y que habían avivado la controversia sobre la actuación del ministro de Exteriores germano, el socialista Frank-Walter Stenmeie.

En su versión original el texto de Fava afirmaba que Alemania rechazó en 2002 la oferta de EEUU de sacar de Guantánamo al turco Murat Kurnaz y supo del secuestro en 2003 del alemán Jaled El Masri.

Pese a ello, en rueda de prensa, el ponente citó a Alemania, así como a Italia -por el secuestro del egipcio Abú Omar durante el Gobierno de Berlusconi- y a Reino Unido, entre los países cuyas autoridades estaban al corriente del programa estadounidense.

La versión final del informe de Fava recoge 1.245 vuelos civiles operados por la CIA en aeropuertos europeos, entre ellos 336 en Alemania, 170 en Reino Unido, 147 en Irlanda, 91 en Portugal, 68 en España, 64 en Grecia, 57 en Chipre y 46 en Italia.

"No podemos mirar para otro lado, como han hecho los gobiernos europeos", afirmó Fava antes de que el informe recibiera 382 votos a favor, 256 en contra y 74 abstenciones. Personas inocentes han pasado en Guantánamo casi cinco años sólo porque ningún gobierno se quería hacer cargo de su situación", dijo además Fava, en alusión implícita al caso de Murat Kurnaz.

Reacciones

Tras la votación, la portavoz de los socialistas españoles, Elena Valenciano, se refirió a la misión policial que el anterior Gobierno español del Partido Popular (PP) envío a Guantánamo en 2002. "Resulta inmoral, además de ser un hecho delictivo que, mientras el Parlamento Europeo y todos los organismos internacionales condenaban Guantánamo y pedían su cierre, algunos países enviaran a sus servicios de información para interrogar prisioneros", dijo.

En el caso de España, Fava agradeció la comparecencia ante la comisión del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, aunque lamenta que "el Gobierno no autorizase" la del director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Alberto Saiz.

Por otro lado, el informe final mantiene la crítica al alto representante para la Política Exterior, Javier Solana, por las "omisiones" que habría hecho durante su comparecencia en la comisión parlamentaria el pasado 4 de octubre.

La portavoz de Solana reiteró hoy, sin embargo, que "el Alto Representante no tiene mandato, ni autoridad para obtener información sobre estos temas" y que siempre ha defendido que el combate del terrorismo debe respetar "el derecho internacional y los derechos humanos".

El informe concluye pidiendo al Consejo y a la Comisión Europea que profundicen las investigaciones sobre los abusos de la CIA.

El PPE optó mayoritariamente por el rechazo al entender que no interpreta de manera justa las pruebas, según su portavoz, el italiano Jas Gawronski, pero algunos conservadores votaron a favor o se abstuvieron.

Todo el PP español votó en contra, salvo José Ignacio Salafranca, Carlos Iturgaiz, Iñigo Méndez de Vigo, Luis de Grandes y Cristina Gutiérrez-Cortines, que se abstuvieron, al igual que el eurodiputado del PNV, Josu Ortuondo.