Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un buque con sustancias tóxicas encalla en el Canal de la Mancha

El barco ha perdido ya doscientos de los más de 2.000 contenedores que lleva a bordo, algunos con substancias químicas tóxicas, y unas doscientas toneladas de petróleo

Imagen del mercante 'MSC Napoli' que ha encallado en el Canal de la Mancha
Imagen del mercante 'MSC Napoli' que ha encallado en el Canal de la Mancha AP

Expertos en medidas anticontaminación tratan desesperadamente de evitar daños ecológicos mayores después de que un carguero accidentado frente a la costa de Devon (suroeste de Inglaterra) comenzara a perder petróleo y cayeran al mar algunos de los contenedores que transporta. El barco ha perdido ya doscientos de los más de 2.000 contenedores que lleva a bordo, algunos con substancias químicas tóxicas, y unas doscientas toneladas de petróleo han escapado de un depósito de combustible agujereado.

El carguero, el MSC Napoli, ya sufrió un accidente en Vietnam, en cuyas aguas encalló en 2001, aunque entonces tenía otro nombre, CM-CGM Normandie, según la BBC. El jefe de salvamento del ministerio británico de Transportes, Robin Middleton, ha explicado que el barco ha sufrido daños estructurales en forma de fracturas en ambos costados y que se ha tomado la decisión de remolcarlo hasta la bahía de Lyme para impedir que se hundiera en aguas profundas y pudiera causar mayores daños al medio ambiente.

Un equipo integrado por seis personas ha subido mientras tanto al barco, a los que se unieron varios hombres ranas. "El plan es estabilizar el barco, extraer luego el combustible, acto seguido los contenedores y finalmente llevarnos el barco a otro lugar", ha explicado Middledon a la prensa. La guardia costera ha expresado, sin embargo, el temor a que el barco pueda hundirse en cualquier momento. Mientras tanto se han colocado barreras flotantes en las desembocaduras de los ríos próximos para proteger la fauna y la flora aunque ya han aparecido algunas aves contaminadas.

Los veintiséis tripulantes del buque, que pertenece a la Swiss Mediterranean Shipping Company, fueron rescatados el jueves con ayuda de helicópteros en una operación coordinada con los franceses después de que se inundara la sala de máquinas y el barco comenzara a escorarse peligrosamente en medio de una fuerte borrasca.