La tempestad Kyrill causa 18 muertos a su paso por el norte de Europa

Los vientos superiores a los 150 kilómetros por hora provocan retrasos y cancelaciones en el tráfico naval, aéreo y ferroviario en Reino Unido, Alemania, Holanda y Austria

Madrid / Berlín - 18 ene 2007 - 22:06 UTC

Al menos 18 personas han muerto a consecuencia de los efectos de la tempestad Kyrill (Cirilio, en castellano) que ha puesto a los países del norte del continente europeo en estado de alerta. En Francia se ha registrado la muerte de una persona. Las autoridades alemanas han informado de seis fallecidos; en Reino Unido han muerto otras diez personas personas y dos más en Holanda.

Reino Unido

Más información

Reino Unido ha sido el país más afectado, con vientos superiores a los160 kilómetros por hora que han causado la muerte de siete personas. Cuatro motoristas han sufrido accidentes mortales por el vendaval. Otras dos personas han muerto en la ciudad de Manchester y un adolescente ha fallecido después de que un muro cediera a su paso en Londres. Además, los servicios de rescate británicos han evacuado a 26 marineros obligados a abandonar su buque al comenzar a hundirse en las tormentosas aguas del Canal de La Mancha. Mientras en Inglaterra soplan fuertes vientos, en Escocia han caído importantes nevadas. Un portavoz de la compañía de electricidad Scottish Power ha explicado que alrededor de 30.000 casas se han quedado sin electricidad. El aeropuerto de Heathrow, el más grande de Europa, ha cancelado por el momento 123 vuelos. Otros aeropuertos europeos -Frankfurt, Munich, Amsterdam y Viena- han registrado cancelaciones y retrasos.

Los problemas en el tráfico aéreo también se han hecho sentir en el aeropuerto madrileño de Barajas, cuyos vuelos procedentes de los países afectados por el temporal han acumulado retrasos de hasta cuatro horas y al menos dos cancelaciones. La ruta más afectada, según han confirmado fuentes de AENA, ha sido Madrid-Londres, en la que Iberia y British Airways han cancelado los vuelos previstos para las 18,10 y las 18,40 horas y han acumulado retrasos de hasta cuatro horas en el resto.

El servicio de transbordadores (ferries) en Reino Unido, Irlanda, Francia, Bélgica y Holanda también han sumado retrasos y barcos que no han podido zarpar. En Helsinki, la capital de Finlandia, se ha informado de pequeñas inundaciones en partes concretas de la ciudad.

Alemania

Al sureste de Alemania, un motorista ha muerto al chocar contra otro vehículo por sortear un árbol caído en el asfalto. El conductor del otro vehículo ha resultado herido de gravedad. En Bavaria, un hombre de 73 años ha fallecido por el impacto de una puerta desprendida por el viento. Y en Munich, un bebé de 18 meses ha muerto tras ser aplastado por una puerta de una terraza.

Después de dejar un reguero de daños en Países Bajos y el sur de Inglaterra, Kyrill ha entrado en la parte occidental de Alemania esta tarde (hora española) con vientos sostenidos superiores a los 150 kilómetros por hora, arrancando árboles de cuajo, causando daños en algunos edificios y provocando serios retrasos en las carreteras y en el tráfico ferroviario y aéreo. El temporal también afecta, aunque con menor intensidad, a las regiones francesas limítrofes con Alemania, donde se ha recomendado usar el coche lo mínimo imprescindible ante el peligro que representan los vientos, informa el periódico Le Figaro en su edición digital.

Por otro lado, las autoridades del land (Estado) de Renania del Norte-Westfalia y de otras zonas septentrionales del país han activado la alerta por la llegada de Kyrill. Además, en el Estado de Schleswig-Holstein (norte), un tren ha chocado con un tronco que ha caído sobre los raíles sin provocar heridos, ha informado la policía alemana y la autoridad ferroviaria del país.

Alerta máxima

Desde este mediodía, cuando se ha empezado a sentir los primeros efectos de la tempestad en suelo alemán, muchos colegios han cerrado sus puertas y en algunas zonas se ha prohibido la circulación de vehículos. En la zona de la Selva Negra, en el sur del país, por la mañana los vientos alcanzaron los 122 kilómetros por hora y en el estado federado de Baja Sajonia un vehículo se salió de la carretera a causa del viento, aunque su conductor no sufrió daños físicos. A lo largo del día esta escena se ha repetido varias veces.

Los servicios de rescate han movilizado a personal extra en todo el país ante la posibilidad de que tengan que desplegarse para dar respuesta a inundaciones y daños provocados por los vientos. Durante todo el día, los bomberos han achicado agua de numerosas ciudades como Essen, en Renania del Norte Westfalia, y han desalojado zonas en las que el viento y las abundantes lluvias habían provocado la caída de árboles.

El Servicio Meteorológico alemán (DWD en sus siglas alemanas) ha pedido a los ciudadanos que permanezcan en sus hogares desde el mediodía. "Lo que es extraordinario de esta tormenta es que afectará a todo el país y no solo a zonas concretas”, ha dicho Christoph Hartmann, un portavoz del Servicio Meteorológico alemán. El recorrido previsible del fenómeno es que éste llegue a Polonia, la Republica Checa y el norte de Austria en los próximos días, según los cálculos del DWD. "Hoy la gente debe evitar riesgos innecesarios", ha declarado a la agencia Bloomberg el meteorólogo del DWD, Stefan Kuelzer. "Salgan sólo si es necesario por exigencias laborales o porque formen ustedes parte de una patrulla de rescate", ha añadido este experto. Hoy la borrasca afectará de lleno a Alemania y mañana cruzará Dinamarca y llegará a los países bálticos.

La aerolínea alemana Lufthansa ha informado de que tiene previsto cancelar varios vuelos y da por seguro que se producirán retrasos en los que permanezcan operativos. Mientras, el aeropuerto de Frankfurt ha dicho que los aterrizajes y despegues han sido reducidos a la mitad.

Sin categoría de huracán

Desde España, el meteorólogo Florenci Rey ha matizado en la Cadena SER que el fenómeno no es excepcional para la zona báltica, y ha recordado que un huracán similar llegó a Europa el año pasado. Así mismo, Rey ha afirmado que el Kyrill no se parece "en nada" a los devastadores huracanes tropicales, como el Katrina. Aunque la mayoría de los medios alemanes emplean la palabra huracán para referirse a Kyrill, el Instituto Nacional de Meteorología (INM) español afirma que en realidad se trata de "una borrasca atlántica muy profunda acompañada de vientos muy fuertes". Según su portavoz, Ángel Rivera, se ha podido generar una confusión de conceptos "porque en algunos sitios de Europa se están poniendo últimamente nombres propios a algunas de estas borrascas y anticiclones".

EFE
Vientos huracanados afectan a esta hora a Alemania, con vientos de 200 kilómetros hora. El fenómeno meteorológico se llama Kyrill. El Gobierno alemán ha cerrado colegios y ha recomendado a sus ciudadanos que no salgan de casa.ATLAS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50