Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caída y muerte de un tirano

El régimen de Sadam se desploma 09/04/2003

Los soldados de Estados Unidos llegan a la plaza del Paraíso de Bagdad, frente al hotel Palestina. Amarran una soga a un tanque, se la echan al cuello de la estatua de Sadam Husein, le ponen la bandera de EE UU, se la quitan y, al cabo de media hora, derriban uno de los símbolos más grandes de un régimen obsesionado con los símbolos. Después, unos la golpean con mazas, otros se emplean a alpargatazos, y alguno de los ancianos que rondan por allí la escupen. La imagen da la vuelta al mundo y escenifica el fin de la era Sadam.

Detención en Tikrit 13/12/2003

"Lo tenemos". Con estas palabras confirmaba un exultante Paul Bremer, entonces administrador civil de EE UU en Irak, la captura de Sadam Husein. Ocho meses después de la caída de su régimen, el ex presidente iraquí era detenido en las cercanías de Tikrit, su ciudad natal. En la operación, bautizada como Amanecer Rojo, participaron 600 soldados, que le hallaron escondido en un sótano, desaliñado y envejecido, una sombra de lo que fue, como mostrarían poco después las fotografías distribuidas por la Casa Blanca tras su arresto.

El juicio 19/10/2005

Casi dos años después de su captura, el ex dictador y siete de sus antiguos colaboradores se sientan por primera vez en el banquillo de los acusados para responder de crímenes contra la humanidad, concretamente de la matanza cometida en julio de 1982, cuando Sadam ordenó la ejecución de 148 chiíes de la aldea de Dujail, al norte de Bagdad, en venganza por un supuesto intento de asesinato contra él. Le juzga un tribunal especial establecido por las autoridades de ocupación en diciembre de 2003. Sadam comparece visiblemente mejorado, con traje negro, camisa abierta sin corbata y con un viejo ejemplar del Corán en la mano.

Condena a morir en la horca 05/11/2006

El tribunal especial encargado de juzgar a Sadam Husein le condena a morir en la horca por la matanza de Dujail en 1982. Dos de los siete antiguos colaboradores de Sadam juzgados también son condenados a la pena capital. El ex presidente iraquí, visiblemente afectado, grita al conocer su sentencia: “¡Allahu Akbar!” (“¡Alá es grande!”) .

Ratificación de la pena 27/12/2006

El Tribunal de Apelaciones de Irak confirma la sentencia de muerte contra Sadam Husein por crímenes contra la humanidad y señala que puede ser ahorcado en un plazo de 30 días. El ex dictador había recurrido contra el fallo del tribunal que le sentenció a muerte el 5 de noviembre.

Ejecución 30/12/2006

Confusión en torno a la situación de Sadam. Las autoridades de Estados Unidos le entregan a las iraquíes como paso previo a su ejecución, que tiene lugar finalmente