Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comisión parlamentaria rusa exculpa a las fuerzas de seguridad en la matanza de Beslán

Los terroristas son los únicos culpables de la explosión que acabó con la vida de 330 personas

La comisión parlamentaria que ha investigado la matanza en la escuela de Beslán, en Osetia del Norte, en la que murieron 330 personas, la mitad de ellos niños, ha exculpado de toda responsabilidad en lo ocurrido a las fuerzas de seguridad rusas. Sin embargo, las familias de las víctimas siguen acusando a las autoridades de crimen de estado".

Alexandr Torshin, vicepresidente del Consejo de la Federación Rusa (senado) y jefe de la comisión, ha asegurado que "la comisión, tras consultar a multitud de expertos y testigos, ha concluido oficialmente: la causa de las explosiones es obra de los terroristas" que secuestraron la escuela en septiembre de 2004.

En una intervención ante la cámara alta del Parlamento ruso, Torshin ha subrayado que "uno de los secuestradores, actuando según un plan trazado con anterioridad, activó el explosivo casero colocado en el gimnasio" de la escuela número 1 de Beslán. Torshin ha recordado que este episodio "es utilizado por aquellos que quieren culpar al gobierno central de intentar asaltar la escuela y le cargan con la responsabilidad de la explosión".

Los familiares de las víctimas, algunas de las cuales acusan a las autoridades de "crimen de estado", consideran que las fuerzas de seguridad son también responsables de la matanza por apostar desde el principio por la violencia como única solución para el secuestro.

En concreto, las "Madres de Beslán" mantienen que el detonante de la improvisada operación de rescate fue el lanzallamas utilizado por las fuerzas de seguridad contra la escuela tomada durante 52 horas por un comando chechén.

En cambio, el jefe de la comisión ha negado que existan pruebas de que se utilizaran lanzallamas o que se dispararan proyectiles desde tanques contra el edificio de la escuela, donde se encontraban 1.128 rehenes, en su mayoría mujeres y escolares.

Por otra parte, Torshin ha asegurado que el número de terroristas que participaron en el secuestro se reduce a 32, de los que el único superviviente fue Nurpashá Kuláyev, condenado en mayo pasado a cadena perpetua.

La comisión ha responsabilizado de la matanza al comandante de la guerrilla chechena, Shamil Basáyev, que reivindicó el secuestro, y también al ex presidente de la Chechenia independiente, Aslán Masjádov.