El primer contingente de soldados españoles llega al sur de Líbano

Más de 560 militares que partieron hace una semana de la base de Rota desembarcan en la playa de la ciudad de Tiro

Tiro / Madrid - 15 sep 2006 - 07:52 UTC

Los 490 infantes de Marina y 76 soldados del Ejército de Tierra que partieron el pasado viernes desde la base naval de Rota (Cádiz), a bordo de una flota integrada por cuatro buques, han desembarcado esta mañana en la playa del lujoso hotel Rest House, en la ciudad de Tiro, al sur de Líbano, con lanchas y vehículos anfibios. Se trata de la mayor operación de desembarco militar español de los últimos 30 años.

Más información

Estas primeras tropas que participarán en el contingente de interposición de la ONU en Líbano tienen previsto descargar todo su material entre hoy y mañana, antes de dirigirse al que será su emplazamiento definitivo en esta misión: Taibe, en la región de Merkaba, la zona finalmente asignada al contingente español. Taibe se encuentra a unos 30 kilómetros al suroeste de Marjayún, donde en un principio se pensaba que estarían las tropas españolas, y el cambio supone dificultades añadidas por dos razones: está mucho más cerca de la frontera con Israel y la población es casi exclusivamente chií, y no de mayoría cristiana, como en Marjayún.

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general del Ejército Félix Sanz Roldán, que comparecerá ante los portavoces de los grupos parlamentarios del Congreso el próximo 26 de septiembre para explicar los detalles de la misión, expresó su confianza en que los militares desarrollarán "con éxito" la misma, que calificó de "pura de cascos azules", ya que "no es más ni menos" que las que España ha mandado al extranjero en los últimos 14 años bajo bandera de Naciones Unidas. "La amenaza será de tipo asimétrico y no es superior a otras ya asumidas en los pasados 14 años" en otras misiones de cascos azules en los que hubo soldados españoles. "El Estado Mayor de la Defensa no ve un riesgo nuevo o diferente", insistió. Además, subrayó que la zona bajo mando español "no es ni mejor ni peor" que la franco-italiana del oeste.

Entre hoy y mañana los militares españoles se irán trasladando hacia la zona donde establecerán su cuartel general, y una parte de ellos pernoctará en la playa de Tiro. El contingente será sustituido a finales de octubre o de noviembre por una brigada de la Legión que formará el grueso de los 1.100 militares españoles que se desplegarán en el sur libanés, según el teniente coronel José Luis Puig, jefe de la Oficina de Información del contingente. De los 1.100 soldados, 77 serán mujeres (un 7% del total) y 132 no tienen nacionalidad española (un 12%).

El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, anunció que viajará a Líbano cuando esté desplegado el contingente español y recordó que el coste económico durante los primeros seis meses será de 20 millones de euros mensuales, cifra que luego descenderá a seis millones mensuales.

Soldados españoles, durante el desembarco.
Soldados españoles, durante el desembarco.REUTERS

Un manual de instrucciones sobre cómo comportarse

Todos los soldados españoles han recibido un librito de unas 50 páginas con instrucciones sobre cómo deben tratar con la población local, además de varias charlas para explicar la idiosincrasia de Taibe, la zona en la que van a estar desplegados, casi exclusivamente chií y muy fiel a Hezbolá, lo que hace de ella una de las regiones más conservadoras de todo Líbano.

Entre las instrucciones está la de no tomar fotografías, no mirar a las mujeres a los ojos, no saludarlas, no tomar alcohol en público y cómo comportarse si son invitados en una casa, en una sociedad donde la hospitalidad se considera sagrada. El librito también incluye algunas palabras básicas en árabe para romper el hielo en las conversaciones con lugareños, palabras que muy pocos soldados son aún capaces de reproducir.

Las tropas españolas no van a llevar perros, ni incluso para misiones de reconocimiento o detección de explosivos, dada la animadversión que este animal despierta ante los musulmanes, algo que se puso de manifiesto en Irak y que agrió las relaciones entre iraquíes y soldados estadounidenses.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50