Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reino Unido enviará 845 soldados más al sur de Afganistán

En el último mes han muerto seis soldados británicos en la provincia de Helmand

El Reino Unido anunció hoy que enviará casi 900 soldados más al sur de Afganistán para hacer frente a la creciente insurgencia de los talibanes en la provincia de Helmand, donde en el último mes han muerto seis soldados británicos. En una comparecencia ante la Cámara de los Comunes, el ministro británico de Defensa, Des Browne, ha señalado que el envío de refuerzos responde a una petición de los mandos militares, que se disponen a lanzar un ataque en el norte de la provincia.

"Han visto la oportunidad de reforzar la posición del gobernador local y del Ejército y la policía afganos penetrando en el norte de Helmand y retando la impunidad de los talibanes en esa zona", ha dicho Browne. El ministro ha concretado que 845 soldados de varios regimientos se desplegarán de aquí a octubre, y que también se enviará más apoyo logístico, helicópteros y vehículos militares. Algunos de los soldados partirán de inmediato, y otros lo harán dentro de tres meses. El objetivo es que, para octubre, el número de soldados destacados en Helmand, una de las provincias más peligrosas del país, "se incremente de los 3.600 actuales hasta cerca de 4.500", ha explicado.

El Reino Unido, que ha asumido el mando de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN, tiene desplegados un total de 4.800 soldados en Afganistán, de los cuales 1.300 están en Kabul y el resto en Helmand, donde se enfrentan a la resistencia de los talibanes. Browne ha detallado que en el nuevo contingente habrá, además de la infantería, 320 soldados del 28 Real Regimiento de Ingenieros para "acelerar los esfuerzos de reconstrucción", que estarán protegidos por una compañía del tercer Comando Brigada de los Royal Marines. Los soldados de Infantería que serán enviados pertenecen al segundo batallón del Real Regimiento de Fusileros y al primer batallón del Real Regimiento Irlandés.

Blair: "Una tarea difícil"

El ministro ha adelantado que habrá "un pequeño aumento" del personal en los cuarteles generales así como de médicos y apoyo logístico, y se llamará a filas a unos 450 reservistas. También se enviarán helicópteros adicionales, para responder al incremento de tropas, y se instalará un radar. "Ya hemos aumentado el número de horas de vuelo disponibles para helicópteros de ataque y de apoyo, como pidieron los comandantes, y hoy puedo decir que pondremos a su disposición más helicópteros de apoyo", ha puntualizado. "También planeamos instalar un radar, facilitado por el Centro de Control número 1 de la RAF (Real Fuerza Aérea)", ha añadido.

Ante las acusaciones de que el Gobierno infravaloró el riesgo de la misión en Afganistán y fue sorprendido por la potencia de los talibanes, el ministro ha insistido en que, desde el principio, se desplegaron unidades "duras y capaces". "Dijimos de entrada que esto iba a ser un desafío. Sí, hemos tenido bajas, pero hemos superado a las fuerzas opositoras cada vez que nos hemos enfrentado a ellas", ha dicho. Por la mañana, el primer ministro, Tony Blair, ha recalcado también que la misión británica en Afganistán "siempre ha sido una tarea difícil".

"La gente siempre ha entendido que iba a ser peligrosa y difícil por una razón simple. Por primera vez, vamos a entrar en el sur de Afganistán, donde los talibanes y los terroristas están intentado introducirse de nuevo", ha declarado. Blair valoró que si se hace lo necesario "para apoyar a los afganos en su democracia", se evitará que Afganistán "vuelva al pasado que condujo a los terribles sucesos del 11 de septiembre". Sobre el efecto que tendrán en las Fuerzas Armadas británicas más despliegues en Irak y Afganistán, el ministro de Defensa ha aseguqado que las demandas "suponen un desafío pero son sostenibles".