Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

India y China reabren su 'ruta de la seda'

El paso fronterizo de Nathu La, en el Himalaya, estaba cerrado desde la guerra de 1962

India y China reabren su 'ruta de la seda'

En un gesto de acercamiento tras años de hostilidades fronterizas, China e India han reanudado hoy el comercio terrestre entre ambos países, con la apertura del paso fronterizo de Nathu La, entre la región suroccidental china del Tíbet y el Estado norteño indio de Sikkim. Este paso del Himalaya, que se encuentra a más de 4.000 metros de altura, llevaba 44 años cerrado y forma parte de una histórica ruta comercial entre los dos gigantes asiáticos.

El presidente de la región autónoma del Tíbet, Champa Phuntsok, y el embajador chino en la India, Sun Yuxi, han presidido el acto por parte de China. La reanudación de esta particular Ruta de la Seda tibetano-india, que funcionó durante siglos, significará, según el presidente tibetano, la apertura económica de la empobrecida región del Tíbet "no sólo a India, sino también a otras zonas del sur y el sureste de Asia", combinado con el nuevo tren que une a la región tibetana con el resto de China.

Supondrá también grandes ventajas para India, que hasta ahora transportaba sus exportaciones a clientes chinos por mar, una vía mucho más larga y costosa. Respecto a los productos que cruzarán el paso entre India y China, el presidente tibetano se negó a hacer predicciones y señaló que "cualquier cosa, siempre que no esté prohibida". Los expertos prevén que los principales productos tibetanos que crucen al principio la frontera con destino a India sean, como hace más de medio siglo, derivados del yak -ganado tibetano por excelencia- y seda.

Peleados por Cachemira

La reapertura de la frontera al comercio ha costado tres años de negociaciones y hasta hace dos semanas no parecía posible. El paso de Nathu La se encuentra a 4.545 metros sobre el nivel del mar y era, antes de la guerra librada por ambos países en 1962 por desavenencias fronterizas, el más importante punto comercial entre los dos países más poblados del mundo. Desde principios del siglo XX, el 80% del comercio entre India y China pasaba por Nathu La. China e India mantienen disputas territoriales desde hace más de cuatro décadas, y la guerra de 1962 finalizó sin un acuerdo sobre la delimitación exacta de las fronteras, un asunto que debaten ambas partes en los últimos años.

Nueva Delhi acusa a Pekín de ocupar 38.000 kilómetros cuadrados de Aksai Chin (Cachemira) que pertenecerían por derecho a la India, mientras que Pekín alega que el Estado indio de Arunachal Pradesh, de 90.000 kilómetros cuadrados, debería tener soberanía china. La frontera de 3.500 kilómetros que separa a ambos países en el Himalaya ha estado prácticamente cerrada en las últimas cuatro décadas y vigilada por grandes contingentes de soldados tanto chinos como indios. El comercio entre China e India ascendió a 18.730 millones de dólares (14.713 millones de euros) en 2005, un 37,5% más que en 2004. Tras el acto de hoy, el paso se cerrará cada invierno, cuando la nieve del Himalaya lo haga impracticable (hacia octubre).

Los dos hechos históricos vividos por el Techo del Mundo este mes (la llegada del tren el pasado día 1 y la apertura de la frontera al comercio) podrían ampliarse si Pekín cumple sus compromisos y extiende en el futuro la línea férrea tibetana hasta Yadong, la ciudad del Tíbet más próxima a la frontera con la India.