Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 80 talibanes y 16 civiles muertos en un ataque aéreo de EE UU al sur de Afganistán

El mando militar estadounidense afirma que los rebeldes abatidos "han llevado a cabo ataques contra la coalición y las fuerzas afganas"

además de contra civiles"

Al menos 80 talibanes y 16 civiles han muerto hoy en un ataque aéreo de la coalición militar dirigida por Estados Unidos contra un bastión rebelde en el sur de Afganistán, según ha informado el mando estadounidense en un nuevo comunicado. La nota afirma que "la operación de esta mañana en la región de Kandahar tuvo como resultado la muerte, aún sin confirmar, de 80 talibanes", aunque no hace referencia a los 16 civiles fallecidos.

"Hemos luchado directamente contra los extremistas que amenazan el futuro de Afganistán", ha declarado el coronel Paul Fitzpatrick, portavoz de las fuerzas de la coalición, quién ha señalado que "sabemos por los medios de comunicación que hay bajas civiles y nuestras fuerzas están recabando información sobre el terreno".

El ataque se inició anoche y los bombardeos han continuado hasta bien entrada la madrugada en el pueblo de Azizi, en el distrito de Panjwayee de la provincia de Kandahar (sur de Afganistán). Según el gobernador de Kandahar, además de los 16 civiles muertos, otros 16 han resultado heridos y han sido trasladados a hospitales de esa ciudad, antiguo bastión de los talibanes. "Este tipo de accidentes ocurren durante los enfrentamientos, especialmente cuando los talibanes se esconden en casas", ha dicho a la prensa Asadulá Jalid, pidiendo a la población que "no dé cobijo a los talibanes.

Según un primer comunicado emitido por el mando militar estadounidense, los muertos eran "miembros activos de la red talibán y han llevado a cabo ataques contra la coalición y fuerzas afganas, además de contra civiles". "Además, han atacado oficinas gubernamentales y continúan reuniendo materiales utilizados en la preparación de artefactos explosivos improvisados, lo que a menudo causa la muerte y heridas a ciudadanos inocentes", agregaba la nota.

La ofensiva tenía como objetivo capturar a los terroristas en la zona, pero residentes en el lugar elevan la cifra de civiles muertos dada por el gobernador de Kandahar y hablan de más de 30. La creciente violencia en las provincias sureñas de Afganistán como Kandahar, Helmand, Zabul y Uruzgán ha causado la muerte de unas 200 personas en los últimos cinco días, entre ellas soldados extranjeros, policías afganos, civiles y los propios terroristas.