Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva constitución iraquí sale adelante con un 78% de apoyos

El rechazo por más de dos tercios en las provincias de Anbar y Salahaddin no es suficiente para lograr el veto. Habrá elecciones parlamentarias el 15 de diciembre

Los resultados definitivos del referéndum del pasado 15 de octubre sobre la nueva Constitución de Irak muestran una aplastante victoria del proyecto de Carta Magna en 15 de las 18 provincias en las que está dividido el país, con un 78% de apoyos a nivel nacional. La oposición de grupos suníes al proyecto sólo ha conseguido que el 'no' superase los dos tercios en dos de las tres provincias que habría necesitado para devolverlo al Constituyente, Anbar y Salahaddin, la región natal de Sadam Hussein.

Pese a que la mayoría del 'sí' se daba por segura en el conjunto del Estado, dado el apoyo de la mayoría chiíta y de los partidos del kurdistán al texto, todos los ojos estaban puestos en la provincia de Nínive, donde los sufragios negativos han estado cerca de superar el límite de los dos tercios. Si lo hubiesen superado allí también, el proyecto de Constitución habría sido devuelto.

Según los datos facilitados por la Comisión Electoral Suprema iraquí, un 44,2 de los votantes eligió el "sí" en esa provincia, mientras que el "no" fue la opción del 55,1% de los habitantes del territorio, que es uno de los feudos de la insurgencia, y donde vive una mayoría de suníes.

Elecciones el 15 de diciembre

El resultado abre la puerta a la formación de una Asamblea Nacional parlamentaria con una vigencia de cuatro años, y que será elegida en unos comicios el próximo 15 de diciembre, según prevé la norma por la que EE UU transfería a un comité iraquí el poder en el país.

Una vez formado el parlamento, éste procederá a la elección de un Gobierno, que deberá tomar posesión el 31 de diciembre. Su principal tarea será la de hacer cumplir la Constitución, mediando en las disputas sobre los beneficios por la venta del petróleo iraquí.

El primer gabinete iraquí se enfrentará además a cuestiones tan peliagudas como las tendencias secesionistas de las provincias kurdas, el papel del Islam en el Estado o la protección de los derechos fundamentales.

Una participación del 63%

El portavoz de la Comisión Suprema Electoral ha afirmado que participación fue del 63% de los votantes censados, cinco puntos más que en las elecciones para la Asamblea Constituyente del pasado enero.

Para alejar cualquier sospecha de fraude, la Comisión recuerda que en el proceso electoral han participado más de 52.000 supervisores iraquíes y cerca de 700 expertos internacionales, y aunque reconoce que se han recibido quejas, afirma que todas ellas son "de menor importancia".